– ALLÁ EN DONDE REINA LA OSCURIDAD –

– HELLOWEEN –

– BIENVENID@S Y SALU2 A TOD@S –

– DESDE LOS PROFUNDOS ABISMOS –

El acantilado de Kuiper es el nombre que le dan los científicos a la parte más alejada del Cinturón de Kuiper. Es una incógnita que ha dado quebraderos de cabeza durante años. La densidad de objetos en el Cinturón de Kuiper decrece drásticamente, de ahí su nombre de acantilado.

La explicación más lógica sería la existencia de un planeta con una masa suficientemente grande como para atraer con su gravedad a todos los objetos de su órbita. Ese supuesto planeta recibe el nombre de Planeta X.

– INFORMES DE LAS AGENCIAS OFICIALES LO NIEGAN Y DESMIENTEN –

-VEAMOS KE NOS CUENTAN SOBRE 2012 INFORMAZIONES DESDE EL LABORATORIO DE PROPULSION DE JETS (JPL)  –

– AKI AÑADIRE UN INCISO REFERENTE A KE NO ME CREO NADA DE ANTEMANO…Y MENOS VINIENDO DE NASA & JPL –

ADEMAS…YA KE SEGUN ELLOS ES UN CUENTO SIN FUNDAMENTO…NO ENTIENDO PORKE SE TOMAN TANTAS MOLESTIAS EN DESMENTIRLO…

Y VIENDO ESO…ME PREGUNTO…

¿ESTAN OKULTANDO ALGO?

Y SI ES ASI…

– PORKE NO CRITIKAN PELIKULAS COMO LA RECIENTE 2012…O COMO LA PELICULA DEL AÑO 1998 DEEP IMPACT…-

UNA PELICULA LLENA DE SINCRONICIDADES…

NASA PREFIERE SOSLAYAR LAS INFORMAZIONES ALTERNATIVAS Y DE CARACTER NO OFICIAL EN LA RED RELAZIONADAS A EVENTOS DE ESTE TIPO Y TRASCENDENCIA

http://starviewer.wordpress.com/

AKI RECOMIENDO REVISAR LOS INFORMES EXOCIENTIFIKOS ALTERNATIVOS REALIZADOS POR EL EKIPO STARVIEWER EN EL BLOG MISTERIOS DE LA ASTROFISIKA

– SOBRE LA AMENAZA X –

HACE TIEMPO KE ESTOY PREPARANDO VARIOS ARTIKULOS SOBRE TEMAS BASTANTE CONTROVERSIALES Y POLEMIKOS…PERO SUELEN ACABAR COMO BORRADORES Y NUNCA LLEGAN A VER LA LUZ DEBIDO A DIVERSOS MOTIVOS…ALGUNOS MUY SERIOS Y OTROS MUY  RIDIKULOS

ASI KE HE PENSADO APROVECHAR PARA HACER UNOS SIMPLES COMENTARIOS APROVECHANDO KE EL TEMA ESTA SIENDO BASTANTE TRATADO ULTIMAMENTE…AUNKE NO EN PROFUNDIDAD…O NO LA SUFICIENTE…Y ESTA SIENDO MUY DESMENTIDO…YA NO SOLO EN MEDIOS OFICIALES…SINO EN MEDIOS ALTERNATIVOS…

– INVESTIGANDO EN LA BUSKEDA DEL PLANETA X –

SOBRE LOS KE INTENTAN DESMENTIRLO DESDE LA IGNORANCIA O EL DESCONOCIMIENTO…YA SEAN VOLUNTARIOS O HEREDITARIOS… O POR PURO ESCEPTICISMO NO ME VOY A MOLESTAR EN REBATIR…

PERO SOBRE LOS KE VIENEN PRESENTANDO ARGUMENTOS CIENTIFIKOS CREO KE HABRA MUCHO KE DECIR…VEAMOS ESAS INFORMAZIONES

VAYAMOS POR PARTES…

– INFORMAZIONES OFICIALES Y OFICIALISTAS –

EMPECEMOS DESDE AKI…

HASTA Y HACIA…

EN RELAZION AL ACANTILADO DE KUIPER

LA GRAN INCOGNITA…

LA GRAN X DE ESTA ECUAZION

AUN NOS KEDA MUCHO POR SABER

VER LA CONTINUAZION…

– SIGAMOS CON LAS INFORMAZIONES OFIZIALES –

SOBRE EL ACANTILADO DE KUIPER

Hasta la fecha, nadie ha aportado ninguna prueba de la existencia de tal planeta o de alguna explicación para este fenómeno.

Debido a los cambios en las órbitas de los planetas conocidos a principios de los años 1900, y atribuidos a la acción de la gravedad (la fuerza de atracción entre toda la materia) sobre los propios planetas, se supuso que había uno o más planetas más allá de Neptuno que no se habían identificado (véase planeta X). Una hipótesis similar había conducido al descubrimiento de Neptuno, a partir de distorsiones en la órbita de Urano. La búsqueda de estos cuerpos teóricos llevó al descubrimiento de Plutón y, desde entonces, se han hallado algunos pocos objetos de importancia. No obstante, siguen siendo demasiado pequeños para explicar las perturbaciones, y los cálculos revisados de la masa de Neptuno mostraron que el problema era ficticio.

ESTA ES PARTE ESENCIAL DE LA POSTURA OFICIAL ACTUAL

FUENTE:

http://es.wikipedia.org/wiki/Cintur%C3%B3n_de_Kuiper

SIGAMOS…

– COMENZAREMOS OBSERVANDO EL ESCENARIO –

NUESTRO SISTEMA SOLAR

Sistema Solar

De Wikipedia, la enciclopedia libre

Esquema del sistema solar que incluye los planetas y planetas enanos. Los tamaños se encuentran a escala, las órbitas no.

El Sistema Solar es un sistema planetario de la galaxia Vía Láctea que se encuentra en uno de los brazos de ésta, conocido como el Brazo de Orión. Según las últimas estimaciones, el Sistema Solar se encuentra a unos 28 mil años-luz del centro de la Vía Láctea.[1]

Está formado por una única estrella llamada Sol, que da nombre a este Sistema; más ocho planetas que orbitan alrededor de la estrella: Mercurio, Venus, la Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno; más un conjunto de otros cuerpos menores: planetas enanos (Plutón, Eris, Makemake, Haumea, Sedna y Ceres), asteroides, satélites naturales, cometas… así como el espacio interplanetario comprendido entre ellos.

Contenido

Características generales

El Sol.

Planetas del Sistema Solar (tamaño a escala).

Los planetas y los asteroides orbitan alrededor del Sol, en la misma dirección siguiendo órbitas elípticas en sentido antihorario si se observa desde encima del polo norte del Sol. El plano aproximado en el que giran todos estos se denomina eclíptica. Algunos objetos orbitan con un grado de inclinación considerable, como Plutón con una inclinación con respecto al eje de la eclíptica de 18º, así como una parte importante de los objetos del cinturón de Kuiper. Según sus características, y avanzando del interior al exterior, los cuerpos que forman el Sistema Solar se clasifican en:

  • Sol. Una estrella de tipo espectral G2 que contiene más del 99% de la masa del sistema. Con un diámetro de 1.400.000 km, se compone, de un 75% de hidrógeno, un 20% de helio y el 5% de oxígeno, carbono, hierro y otros elementos.
  • Planetas. Divididos en planetas interiores (también llamados terrestres o telúricos) y planetas exteriores o gigantes. Entre estos últimos Júpiter y Saturno se denominan gigantes gaseosos mientras que Urano y Neptuno suelen nombrarse como gigantes helados. Todos los planetas gigantes tienen a su alrededor anillos.

En el año 2006, una convención de astronomía en Europa declaró a Plutón como planetoide debido a su tamaño, quitándolo de la lista de planetas formales.

El espacio interplanetario en torno al Sol contiene material disperso proveniente de la evaporación de cometas y del escape de material proveniente de los diferentes cuerpos masivos. El polvo interplanetario (especie de polvo interestelar) está compuesto de partículas microscópicas sólidas. El gas interplanetario es un tenue flujo de gas y partículas cargadas formando un plasma que es expulsado por el Sol en el viento solar. El límite exterior del Sistema Solar se define a través de la región de interacción entre el viento solar y el medio interestelar originado de la interacción con otras estrellas. La región de interacción entre ambos vientos se denomina heliopausa y determina los límites de influencia del Sol. La heliopausa puede encontrarse a unas 100 UA (15.000 millones de kilómetros del Sol).

Los diferentes sistemas planetarios observados alrededor de otras estrellas parecen marcadamente diferentes al Sistema Solar, si bien existen problemas observacionales para detectar la presencia de planetas de baja masa en otras estrellas. Por lo tanto, no parece posible determinar hasta qué punto el Sistema Solar es característico o atípico entre los sistemas planetarios del Universo.

Estructura del Sistema Solar

Las órbitas de los planetas mayores se encuentran ordenadas a distancias del Sol crecientes de modo que la distancia de cada planeta es aproximadamente el doble que la del planeta inmediatamente anterior. Esta relación viene expresada matemáticamente a través de la ley de Titius-Bode, una fórmula que resume la posición de los semiejes mayores de los planetas en Unidades Astronómicas. En su forma más simple se escribe:

a= 0,4 + 0,3\times k\,\! donde k \,\! = 0, 1, 2, 4, 8, 16, 32, 64, 128.

(Aunque puede llegar a ser complicada)

En esta formulación la órbita de Mercurio se corresponde con (k=0) y semieje mayor 0,4 UA, y la órbita de Marte (k=4) se encuentra en 1,6 UA. En realidad las órbitas se encuentran en 0,38 y 1,52 UA. Ceres, el mayor asteroide, se encuentra en la posición k=8. Esta ley no se ajusta a todos los planetas (Neptuno está mucho más cerca de lo que se predice por esta ley). Por el momento no hay ninguna explicación de la ley de Titius-Bode y muchos científicos consideran que se trata tan sólo de una coincidencia.

La dimensión astronómica de las distancias en el espacio

Para tener una noción de la dimensión astronómica de las distancias en el espacio, es interesante hacer un modelo a escala que permita tener una percepción más clara del mismo. Imagínese un modelo reducido en el que el Sol esté representado por una pelota de fútbol (de 220 mm de diámetro). A esa escala, la Tierra estaría a 23,6 m de distancia y sería una esfera con apenas 2 mm de diámetro (la Luna estaría a unos 5 cm de la tierra y tendría un diámetro de unos 0,5 mm) . Júpiter y Saturno serían bolitas con cerca de 2 cm de diámetro, a 123 y a 226 m del Sol respectivamente. Plutón estaría a 931 m del Sol, con cerca de 0,3 mm de diámetro. En cuanto la estrella más próxima (Próxima Centauri) estaría a 6.332 km del Sol, y la estrella Sirio a 13.150 km.

Si se tardase 1 h y cuarto en ir de la Tierra a la Luna (a unos 257.000 km/h), se tardaría unas 3 semanas (terrestres) en ir de la Tierra al Sol, unos 3 meses en ir a Júpiter, 7 meses a Saturno y unos 2 años y medio en llegar a Plutón y dejar nuestro sistema solar. A partir de ahí, a esa velocidad, tendríamos que esperar unos 17.600 años hasta llegar a la estrella más próxima, y 35.000 años hasta llegar a Sirio.

Objetos principales del Sistema Solar

Sistema Solar
Mercurio Venus La Luna Tierra Phobos y Deimos Marte Ceres Cinturón de asteroides Júpiter Lunas de Júpiter Saturno Lunas de Saturno Urano Lunas de Urano Lunas de Neptuno Neptuno Lunas de Plutón Plutón Lunas de Haumea Haumea Makemake Cinturón de Kuiper Disnomia Eris Disco disperso Nube de Oort

Solar System XXX.png

Planetas y enanos SolMercurioVenusTierraMarteCeresJúpiterSaturnoUranoNeptunoPlutónHaumeaMakemakeEris
Lunas TerrestreMarcianasAsteroidalesJovianasSaturnianasUranianasNeptunianasPlutonianasHaumeanasEridiana

El Sol

Planetas con corteza sólida

Planetas de composición gaseosa

Estrella central

El Sol es la estrella del sistema planetario en el que se encuentra la Tierra; por tanto, es la más cercana a la Tierra y el astro con mayor brillo aparente. Su presencia o su ausencia en el cielo determinan, respectivamente, el día y la noche. La energía radiada por el Sol es aprovechada por los seres fotosintéticos, que constituyen la base de la cadena trófica, siendo así la principal fuente de energía de la vida. También aporta la energía que mantiene en funcionamiento los procesos climáticos. El Sol es una estrella que se encuentra en la fase denominada secuencia principal, con un tipo espectral G2, que se formó hace unos 5000 millones de años y permanecerá en la secuencia principal aproximadamente otros 5000 millones de años. El Sol, junto con la Tierra y todos los cuerpos celestes que orbitan a su alrededor, forman el Sistema Solar.

A pesar de ser una estrella mediana, es la única cuya forma se puede apreciar a simple vista, con un diámetro angular de 32′ 35″ de arco en el perihelio y 31′ 31″ en el afelio, lo que da un diámetro medio de 32′ 03″. Por una extraña coincidencia, la combinación de tamaños y distancias del Sol y la Luna respecto de la tierra son tales que se ven, aproximadamente, con el mismo tamaño aparente en el cielo. Esto permite una amplia gama de eclipses solares distintos (totales, anulares o parciales).

Planetas

El 24 de agosto de 2006, en Praga, en la XXVI Asamblea General la Unión Astronómica Internacional (UAI), se excluyó a Plutón como planeta del Sistema Solar. Tras una larga controversia sobre esta resolución, se tomó la decisión por unanimidad. Con esto se reconoce el error de haber otorgado la categoría de planeta a Plutón en 1930, año de su descubrimiento. Desde ese día el Sistema Solar queda compuesto por 8 planetas.

Los 8 planetas del Sistema Solar, de acuerdo con su cercanía al Sol, son: Mercurio, Venus, Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. Los planetas son astros que describen trayectorias llamadas órbitas al girar alrededor del Sol, tienen suficiente masa para que su gravedad supere las fuerzas del cuerpo rígido, de manera que asuman una forma en equilibrio hidrostático (prácticamente esférica) y han limpiado la vecindad de su órbita de planetesimales.

A Saturno, Júpiter, Urano y Neptuno los científicos los han denominado planetas gaseosos por contener en sus atmósferas gases como el helio, el hidrógeno y el metano, sin saber a ciencia cierta la estructura de su superficie.

Características principales de los planetas del Sistema Solar

* Ver Tierra para los valores absolutos.
Planeta Diámetro
ecuatorial
Masa Radio
orbital(UA)
Periodo orbital
(años)
Periodo
de rotación
(días)
Satélites naturales Imagen
Mercurio 0,382 0,06 0,38 0,241 58,6 0 Mercury in color - Prockter07 centered.jpg
Venus 0,949 0,82 0,72 0,615 243 0 Venus globe.jpg
Tierra* 1,00 1,00 1,00 1,00 1,00 1 The Earth seen from Apollo 17.jpg
Marte 0,53 0,11 1,52 1,88 1,03 2 Mars Valles Marineris.jpeg
Júpiter 11,2 318 5,20 11,86 0,414 63 Jupiter.jpg
Saturno 9,41 95 9,54 29,46 0,426 61 Saturn from Cassini Orbiter (2004-10-06).jpg
Urano 3,98 14,6 19,22 84,01 0,718 27 Uranus.jpg
Neptuno 3,81 17,2 30,06 164,79 0,671 13 Neptune.jpg

Planetas enanos

Poco después de su descubrimiento en 1930, Plutón fue clasificado como un planeta por la Unión Astronómica Internacional (UAI). Sin embargo, basándose en descubrimientos posteriores, se abrió un debate por algunos, con objeto de reconsiderar dicha decisión. Finalmente, el 24 de agosto de 2006 la UAI decidió que el número de planetas no se ampliará a 12, como se propuso en la reunión que mantuvieron sus miembros en Praga, sino que debía reducirse de 9 a 8. El gran perjudicado de este nuevo orden cósmico fue, nuevamente, el polémico Plutón, cuyo pequeño tamaño y su evolución dinámica en el Sistema Solar llevó a los miembros de la UAI a excluirlo definitivamente de su nueva definición de planeta.

En dicha reunión de la UAI se creó una nueva clase de planeta, los planetas enanos, que a diferencia de los planetas, no han limpiado la vecindad de su órbita. Los cinco planetas enanos del sistema solar ordenados por proximidad al Sol son Ceres, Plutón, Makemake, Haumea y Eris.

Características principales de los planetas enanos del Sistema Solar

Los datos se expresan en relación a la Tierra.

Planeta enano Diámetro
medio
Diámetro
Km
Masa Radio
orbital(UA)
Periodo orbital
(años)
Periodo
de rotación
(días)
Satélites naturales Imagen
Ceres 0,074 952,4 0,00016 2,766 4,599 0,3781 0 Ceres optimized.jpg
Plutón 0,22 2302 0,82 39,482 247,92 -6,3872 3 Pluto system 2006 es.jpg
Haumea 0,09 0,0007 43,335 285,4 0,167 2 2003EL61art.jpg
Makemake 0,12 0,0007 45,792 309,9 ? 0 2005FY9art.jpg
Eris 0,19 0,0028 67,668 557 ? 1 2003 UB313 NASA illustration.jpg

Cuerpos menores

Entre los cuerpos menores, los planetas menores son cuerpos con masa suficiente para redondear sus superficies. Antes del descubrimiento de Caronte y los primeros objetos transneptunianos el término “planeta menor” era un sinónimo de asteroide. Sin embargo, el término asteroide suele reservarse para los cuerpos rocosos pequeños del Sistema Solar interior. La mayoría de los objetos transneptunianos son cuerpos helados, como cometas, aunque la mayoría de los que es posible descubrir a esas distancias son mucho mayores que los cometas.

Los mayores objetos transneptunianos son mucho mayores que los mayores asteroides. Los satélites naturales de los planetas mayores también tienen un amplio rango de tamaños y superficies, siendo los mayores de ellos mucho mayores que los asteroides mayores.

La siguiente tabla muestra las características más importantes de los principales cuerpos menores del Sistema Solar algunos de los cuales en un futuro podrían ser “ascendidos” al rango de planeta enano, como pasó con Makemake y Haumea. Todas las características se dan con respecto a la Tierra.

Planetas menores o planetoides

Planetas menores Diámetro
ecuatorial
Masa Radio orbital
(UA)
Periodo orbital
(años)
Periodo
de rotación
(días)
Imagen
(90482) Orcus 0,066 – 0,148 0,000 10 – 0,001 17 39,47 248 ? Orcus art.png
(28978) Ixión ~0,083 0,000 10 – 0,000 21 39,49 248 ?
(55636) 2002 TX300 0,0745 ? 43,102 283 ?
(20000) Varuna 0,066 – 0,097 0,000 05 – 0,000 33 43,129 283 0,132 ó 0,264 Varuna artistic.png
(50000) Quaoar 0,078 – 0,106 0,000 17 – 0,000 44 43,376 285 ? Quaoar PRC2002-17e.jpg
(90377) Sedna 0,093 – 0,141 0,000 14 – 0,001 02 502,040 11500 20 Ssc2004-05b.jpg

Formación y evolución del Sistema Solar

Concepción artística de un disco protoplanetario.

Artículo principal: Formación y evolución del Sistema Solar

Se da generalmente como precisa la formación del Sistema Solar hace unos 4.500 millones de años a partir de una nube de gas y de polvo que formó la estrella central y un disco circumestelar en el que, por la unión de las partículas más pequeñas, primero se habrían ido formando, poco a poco, partículas más grandes, posteriormente planetesimales, y luego protoplanetas hasta llegar a los actuales planetas.

Véase también: Nebulosa protosolar

Investigación y exploración del Sistema Solar

Dada la perspectiva geocéntrica con la que es percibido el Sistema Solar por los humanos, su naturaleza y estructura fueron durante mucho tiempo desconocidos. Los movimientos aparentes de los objetos del Sistema Solar, observados desde la Tierra, se consideraban los movimientos reales de estos objetos alrededor de una Tierra estacionaria. Gran parte de los objetos del Sistema Solar no son observables sin la ayuda de instrumentos como el telescopio. Con la invención de éste comienza una era de descubrimientos (satélites galileanos; fases de Venus) en la que se abandona finalmente el sistema geocéntrico sustituyéndolo definitivamente por la visión copernicana del sistema heliocéntrico.

En la actualidad el Sistema Solar es estudiado por telescopios terrestres, observatorios espaciales y misiones espaciales capaces de llegar hasta algunos de estos distantes mundos. Los cuerpos del Sistema Solar en los que se han posado sondas espaciales terrestres son Venus, la Luna, Marte, Júpiter y Titán. Todos los cuerpos mayores han sido visitados por misiones espaciales, incluyendo algunos cometas, como el Halley, y excluyendo Plutón.

Véase también: Anexo:Cronología del descubrimiento de los planetas del Sistema Solar y sus satélites naturales
Véase también: Exploración del Sistema Solar

Véase también

Cuerpos del Sistema Solar

Exploración espacial

Vida en el Sistema Solar

Referencias

  • The New Solar System, J.K. Beatty, C. Collins Petersen y A. Chaikin, Cambridge University Press, (1999). ISBN 0-933346-86-7 Sky Publishing Corporation.
  1. La Vía Láctea gira mucho más rápido de lo que se creía

Enlaces externos

Páginas web con información general

Programas informáticos de utilidad

FUENTE:

http://es.wikipedia.org/wiki/El_sistema_solar

PARA TRATAR EL TEMA X

DEJEMOS POR UN MOMENTO LA COSMOLOGIA O LA ASTRONOMIA DE LOS ANTIGUOS COMO LA SUMMERIA Y OTRAS A UN LADO…AUNKE YO LA RESPETO VALORO Y APRECIO MUCHO…SIENDO LA MAS ANTIGUA OFICIALMENTE CONOCIDA…AUNKE NO MUY RECONOCIDA

RECOMIENDO INVESTIGAR SOBRE LOS REGISTROS MESOPOTAMIKOS

Y COMO LOS EGIPCIOS Y TAMBIEN LAS CULTURAS AMERICANAS…

AUNKE DEJEMOS AUN LADO LAS CIVILIZAZIONES DEL PASADO

PORKE NO ES NECESARIO IRSE A LA ARKEOASTRONOMIA PARA DESCUBRIR INDICIOS Y EVIDENCIAS SOBRE LA AMENAZA X

VAYAMOS A NUESTRA CIVILIZAZION E HISTORIA ACTUAL

YA KE DESDE HACE MUCHO TIEMPO GRANDES MENTES HAN TEORIZADO Y ESTUDIADO EN ESTAS EVIDENCIAS…VEAMOS PORKE

HOY EN DIA LA PROPIA ASTRONOMIA OFICIAL REVELA DATOS KE APUNTAN EN ESA DIRECCION…Y ALGO APUNTA EN LA NUESTRA

ENTONCES TRATAREMOS LA AMENAZA X EN UN APARTADO PARALELO AL TEMA NIBIRU/ANUNAKI…Y A OTRAS REFERENCIAS CULTURALES  Y OTRAS FUENTES KE NO SEAN ASTRONOMICAS EN USO…

– YA SEAN REGISTROS O DATOS CULTURALES DEL PASADO INCLUYENDO PROFETAS Y VATICINIOS

– Y YA SEAN INFORMAZIONES COMO PUEDEN SER INFORMADORES O CONTACTADOS DE ALGUN TIPO

MAS BIEN IREMOS ANALIZANDO INFORMAZIONES DE TODO TIPO PERO DIGAMOS KE NOS CENTRAREMOS POR AHORA EN LOS DATOS OFICIALES Y LA OPINOLOGIA AL RESPECTO

AKI ENTRAN EN ESCENA VARIAS TEORIAS BASTANTE CONOCIDAS EN ESTOS AMBIENTES KE NOS MOVEMOS ALGUN@S

COMO SON LA TEORIA OFICIAL DEL PLANETA X…

VEASE PLANET X THEORY

Planeta X

De Wikipedia, la enciclopedia libre

Planeta X es un planeta más allá de Neptuno. La «X» se refiere a desconocido, no al número romano 10, ya que sólo había ocho planetas conocidos al momento de empezar a llamar Planeta X a un hipotético planeta del Sistema Solar. En la cultura popular, Planeta X se convirtió en algo genérico para señalar un planeta imposible de encontrar en el Sistema Solar.

Si bien Plutón fue descubierto por la búsqueda del Planeta X, no es el Planeta X, y desde 2006 ha dejado de ser considerado dentro de la categoría de planeta para ser incluido en la de los planetas enanos. Tampoco lo son Ceres, del Cinturón de Asteroides o Eris, del Cinturón de Kuiper.

Contenido

Historia

Por las irregularidades que presentaba la órbita de Neptuno tras ser descubierto (en 1846), los astrónomos se volcaron a la búsqueda de un noveno planeta en el Sistema Solar.

Ese planeta fue llamado Planeta X por Percival Lowell, cuando comenzó a buscarlo en 1905. El planeta que llevaba a Neptuno a semejantes irregularidades fue descubierto en 1930, 14 años luego de la muerte de Lowell, por el astrónomo Clyde Tombaugh del Observatorio Lowell, en Arizona (Estados Unidos).

Tombaugh había seguido los pasos de Lowell metódicamente. La técnica utilizada era tomar dos fotografías de la misma región del cielo en dos días diferentes. Cada una mostraría de 50 mil a 400 mil estrellas. A pesar de todas esas estrellas, ambas imágenes serían idénticas, si los puntos de luz sólo eran estrellas. Si se proyectaban sobre una pantalla en rápida alternancia, ninguna estrella se movería. Pero si una de esas luces era un planeta, en la imagen se movería contra el fondo estrellado durante el intervalo entre fotografías.

Y finalmente se movieron; eso fue notado por Tombaugh el 18 de febrero de 1930. Lo vio en la constelación de Géminis. De la pequeñez del objeto dedujo que tenía que moverse muy lento, y más allá de la orbita de Neptuno. El descubrimiento del objeto transneptuniano fue anunciado el 13 de marzo de 1930, septuagésimo quinto aniversario del nacimiento de Percival Lowell. El nombre elegido para el nuevo planeta fue Plutón, Dios homónimo de la oscuridad infernal y de los muertos en la mitología romana. No obstante, cálculos posteriores demostraron que la masa de Plutón no era suficiente para explicar las variaciones en la órbita de Neptuno,[1] por lo que la búsqueda no se consideró finalizada. Más recientemente, en 2008 un equipo japonés de la universidad de Kobe publicó unos cálculos que sugerían la existencia de un planeta de un tamaño de hasta dos tercios el de la Tierra, orbitando a unas 100 UA.[2] Hasta la fecha no se han encontrado pruebas de su existencia.

Su presencia en la cultura popular

  • El planeta x también dio nombre una banda de rock progresivo formada por el ex teclista de Dream Theater, Derek Sherinian y el baterista de Steve Vai, Virgil Donati. “Planet X(Banda)” es uno de los proyectos de rock progresivo de la actualidad.

Véase también

Referencias

  1. «No, tampoco habrá Planeta X en 2012». Consultado el 24 de marzo de 2009.
  2. «Científicos japoneses divisan un nuevo planeta». Consultado el 24 de marzo de 2009.

Bibliografía

  • Greg Jenner, Planet X and the Kolbrin Bible Connection: Why the Kolbrin Bible Is the Rosetta Stone of Planet X, Your Own World, 2008, ISBN 978-1-59772-070-0

Enlaces externos

Obtenido de “http://es.wikipedia.org/wiki/Planeta_X

JAJAJA LA CATEGORIA WIKIPEDIA…MUY IMAGINATIVA…

Y MUY OFICIALISTA…DEMASIADO CREO YO…

TOTALMENTE PRO-OFICIAL

SIGAMOS…

LA TEORIA OFICIAL DEL COMPAÑERO BINARIO OSCURO TAMBIEN CONOCIDA COMO LA TEORIA DE LA ESTRELLA OSCURA…NEMESIS

DEFIENDE KE NUESTRO SISTEMA ESTELAR SERIA DOBLE

NEMESIS – THE DARK STAR THEORY

Hipótesis Némesis

De Wikipedia, la enciclopedia libre

Concepción artística de Némesis.

La hipótesis Némesis surgió en un artículo de investigación publicado en 1984 por R. A. Muller (físico, Universidad de California en Berkeley), Piet Hut (físico, Instituto de Estudios Avanzados de Princeton) y Mark Davis (Princeton) en la revista Nature (vol 308, pp 715-717, 1984). Némesis sería, según este artículo, una estrella oscura y pequeña, tal vez una enana marrón, con una órbita decenas, centenas o hasta millares de veces más distante que la de Plutón.

Contenido

Una estrella binaria

La hipótesis Némesis es una hipótesis astronómica que sustenta la posibilidad de que nuestro Sol forme parte de un sistema binario. En este sistema, la estrella compañera del Sol —aún no descubierta— se llamaría Némesis (la diosa griega de la retribución y la venganza) por los efectos catastróficos que produciría al perturbar periódicamente la Nube de Oort.

Según esta hipótesis, nuestro Sol —al igual que el 50% de los sistemas de estrellas de la galaxia— formaría parte de un sistema binario. Su otro foco sería una estrella apagada (“muerta”), una enana marrón, o un pequeño agujero negro, denominado “Némesis” por los investigadores, que orbitaría a entre 1 y 3 años luz de su pareja. Cada 26 a 34 millones de años, Némesis pasaría cerca o entraría en la nube de Oort, desestabilizándola y lanzando lluvias de grandes cometas en dirección al Sol, lo que explicaría la aparente periodicidad de los grandes impactos y las extinciones asociadas (confirmada por el registro fósil y los estratos geológicos de iridio, un metal extraterrestre). También existen algunas mediciones magnetométricas y otros indicios que favorecerían esta suposición. Sin embargo, el hecho de no haberse registrado un campo gravitacional asociado a la estrella pone en entredicho la hipotesis.

Muller ha llegado a afirmar en alguna entrevista que «si le dan un millón de dólares, descubre a Némesis». En 1985, Whitmire y Matese, de la Universidad de Louisiana del Sur, sugirieron que Némesis podría ser un pequeño agujero negro.

Hipótesis controvertida

Desde esas fechas la hipótesis aparece y desaparece periódicamente en los medios de comunicación o en la comunidad científica, siendo a veces ridiculizada y a veces sustentada. Los científicos mayoritarios oscilan entre el escepticismo y el vago interés, aunque hay un grupo que la apoya de manera más o menos discreta. No obstante, sigue siendo una hipótesis “poco reconocida”.

El décimo planeta

En octubre de 1999, el astrónomo británico John Murray anunció haber descubierto un décimo planeta, al que llamó Nibiru (no confundir con el planeta Nibiru propuesto por Zecharia Sitchin) y que por sus características sería asimilable a Némesis, mientras estudiaba unos cometas en los márgenes del Sistema Solar. Según Murray, el nuevo planeta o estrella compañera giraría alrededor del Sol a una distancia 1.000 veces más lejana que Plutón, si bien tal teórico descubrimiento no pudo finalmente ser verificado.

Una “enana” marrón

A comienzos de 2000, un equipo de astrónomos de EE. UU. calculó que la estrella oscura, en caso de existir, podría ser un enana marrón, coincidiendo con las afirmaciones de John Matese, de la Universidad de Lousiana, quien ese mismo año estudió las órbitas de ochenta y dos cometas de la nube de Oort, afirmando que sus órbitas tenían algunos elementos extraños en común que sólo se podían explicar por la influencia gravitacional de un objeto de varias veces el tamaño de Júpiter. Según su hipótesis, el nuevo planeta estaría 30.000 veces más lejos del Sol que la Tierra, y haría su órbita alrededor del Sol en el sentido opuesto al de los otros miembros del Sistema Solar.

Murray calculó una órbita que se completaría en unos seis millones de años y estimó su distancia al Sol en casi cinco billones de kilómetros. Sin embargo, tampoco sus tesis han podido ser demostradas. Lo más probable es que Némesis no exista, pero hasta el presente no se ha podido negar con total certeza. Némesis es por tanto un objeto hipotético más del Sistema Solar.

Véase también

Enlaces externos

Obtenido de “http://es.wikipedia.org/wiki/Hip%C3%B3tesis_N%C3%A9mesis

YO OS RECOMIENDO ESTOS MAGNIFIKOS SITIOS WEB DE ANDY LLOYD

http://www.darkstar1.co.uk/darkstarespanol.htm

EL SITIO EN ESPAÑOL…Y EL PRINCIPAL EN INGLES

http://www.darkstar1.co.uk/

Y ESTA WEB KE ENLAZO A CONTINUAZION ES IMPRESCINDIBLE

http://xfacts.com/

Y COMO NO…MISTERIOS DE LA ASTROFISIKA…DEL EKIPO STARVIEWER

http://starviewer.wordpress.com/

ESTAS HIPOTESIS SE APOYAN Y COMPLEMENTAN Y SON CADA DIA MAS SOSTENIBLES Y AL MISMO TIEMPO MAS DIFAMADAS…

KIZAS NO SEAN SOLO TERRIBLES ELUCUBRAZIONES…

SINO KE KIZAS SEAN TEMIBLES EVIDENCIAS

NO SOLO CON LOS DATOS DE LAS ALTERAZIONES ENERGETIKAS MAGNETIKAS Y GRAVITAZIONALES DEL SISTEMA SOLAR SE LLEGO A ESTOS PLANTEAMIENTOS KE REVELAN UNA GRAN INCOGNITA X KE SIGUE INEXPLIKADA…UN GRAN ENIGMA SIN RESOLVER…

ALGO KE CONLLEVA GRANDES CAMBIOS LIGADOS A LA EXTINZION

E.L.E – (EVENTOS LIGADOS A LA EXTINZION)

Extinción masiva

De Wikipedia, la enciclopedia libre

Intensidad aparente en la extinción de géneros marinos (no especies). No representa el total de la biodiversidad, sino su disminución en cada momento geológico.

Una extinción masiva (también llamado evento a nivel de extinción o ELE por sus siglas en inglés) es un período de tiempo en el cual desaparece un número muy grande de especies. Por el contrario, se estima que en períodos normales las especies desaparecen a un ritmo de entre dos y cinco familias biológicas de invertebrados marinos y vertebrados cada millón de años. Desde que la vida empezó en la Tierra se han detectado seis sucesos de extinción graves en el eón Fanerozoico.

Contenido

Historia

Desde que la vida se inició en la Tierra han ocurrido cinco extinciones masivas:

  1. Hace 488 millones de años ocurrieron una serie de extinciones masivas del Cámbrico-Ordovícico llamadas así por haber ocurrido entre el final del período Cámbrico y el principio del Ordovícico. Durante ese evento desaparecieron muchos braquiópodos y conodontes, también se redujo significativamente el número de especies de trilobites.
  2. Hace 444 millones de años, en la transición entre los períodos Ordovícico y Silúrico, ocurrieron dos extinciones masivas llamadas extinciones masivas del Ordovícico-Silúrico. Su causa probable fue el período glaciar. El primer evento ocurrió cuando los hábitats marinos cambiaron drásticamente al descender el nivel del mar. El segundo ocurrió entre quinientos mil y un millón de años más tarde, al crecer el nivel del mar rápidamente.
  3. Hace 360 millones de años se produjo la extinción masiva del Devónico, en la transición entre los períodos Devónico y Carbonífero, en el cual el 70% de las especies desaparecieron. Este fue un evento que probablemente duró unos tres millones de años.
  4. Hace 251 millones de años, durante la extinción masiva del Pérmico-Triásico, cerca de 95% de las especies marinas se extinguieron. Esta fue la catástrofe más grande que ha conocido la vida en la Tierra. Desapareció el 53% de las familias biológicas marinas, el 84% de los géneros marinos y aproximadamente el 70% de las especies terrestres (incluyendo plantas, insectos y vertebrados).
  5. Hace 65 millones de años en la extinción masiva del Cretácico-Terciario desaparecieron cerca del 75% de todas las especies, incluyendo los dinosaurios.

Causas

Estas extinciones se han atribuido generalmente a causas endógenas de la propia biosfera, a la acción de supervolcanes y al impacto de asteroides entre otras.

Existe la teoría que atribuye todas, o casi todas, las grandes extinciones a impactos meteoríticos. Se ha establecido estadísticamente que, aproximadamente cada 100 millones de años de media impacta un asteroide kilométrico contra la Tierra. Si se tiene en cuenta que la vida pluricelular lleva unos 600 millones de años debería haber habido entre 5 y 6 grandes extinciones desde entonces. Y esas son las que realmente han ocurrido. Las otras posibles causas atribuidas a grandes glaciaciones globales o a erupciones masivas se consideran entre los efectos secundarios que un gran impacto podría producir por lo que, según algunas hipótesis, no serían más que sinergias de esa misma catástrofe cósmica.

Otras causan apuntan a las fluctuaciones del campo mágnetico terrestre, llevadas a cabo mediante su sucesión de cambios de polaridad,que provocan una fuerte disminución de la protección de la Tierra frente a la fuerte radiación cósmica durante los periodos en los que se producen.

También se considera como causa probable de extinciones menores o incluso de las más masivas a explosiones de supernovas cercanas. De hecho existe otra teoría que dice que dado que cada 25 millones de años aproximadamente la Tierra entra en la zona densa de la galaxia (los brazos espirales) ésta se ve sometida a un mayor riesgo de explosiones violentas o al azote de vientos estelares intensos. Así mismo, la nube de Oort tiene un mayor riesgo de verse deformada y perturbada por el paso de estrellas cercanas con el consiguiente envío de cometas y asteroides hacia el sistema solar interior, como refleja la hipótesis Shiva.

Prospectiva

Muchos biólogos piensan que estamos a las puertas de la extinción masiva del Holoceno, que será causada por el ser humano. E.O. Wilson en su libro The Future of Life (ISBN 0-679-76811-4) estima que con el actual ritmo de destrucción humana de la biosfera la mitad de las formas de vida se extinguirán en 100 años. Otros científicos consideran que estas estimaciones son exageradas.

Véase también

Enlaces externos

Obtenido de “http://es.wikipedia.org/wiki/Extinci%C3%B3n_masiva

NO SOLO CON LOS CALCULOS DE LAS ANOMALIAS Y ALTERAZIONES DETECTADAS POR LAS SONDAS E INSTRUMENTOS

Y TAMBIEN CON EL DESCUBRIMIENTO DE MAS Y MAS CUERPOS TRANSNEPTUNIANOS…ALGUNOS NO TAN LEJOS Y OTROS BASTANTE MAS ALLA…

Objeto transneptuniano

De Wikipedia, la enciclopedia libre

Ilustración a escala de los objetos transneptunianos mayores.

Un objeto transneptuniano o transneptúnico es cualquier objeto del Sistema Solar cuya órbita se ubica parcial o totalmente más allá de la órbita del planeta Neptuno. Algunas subdivisiones específicas de ese espacio llevan el nombre de Cinturón de Kuiper y Nube de Oort. Por una resolución de la Unión Astronómica Internacional del día 11 de junio de 2008 los planetas enanos transneptunianos pasan a denominarse plutoides.

Frecuentemente se los denomina con la abreviatura TNO (del inglés trans neptunian object). En muchos casos se usa indistintamente con la abreviatura KBO (del inglés Kuiper belt object), lo cual no es del todo correcto. Los TNO comprenden, entre otros, a los cuerpos de la Nube de Oort y a los KBO. Estos últimos, a su vez, también se subdividen en plutinos y cubewanos.

Debido a los cambios en las órbitas de los planetas conocidos a principios de los años 1900, y atribuidos a la acción de la gravedad (la fuerza de atracción entre toda la materia) sobre los propios planetas, se supuso que había uno o más planetas más allá de Neptuno que no se habían identificado (véase planeta X). Una hipótesis similar había conducido al descubrimiento de Neptuno, a partir de distorsiones en la órbita de Urano. La búsqueda de estos cuerpos teóricos llevó al descubrimiento de Plutón y, desde entonces, se han hallado algunos pocos objetos de importancia. No obstante, siguen siendo demasiado pequeños para explicar las perturbaciones, y los cálculos revisados de la masa de Neptuno mostraron que el problema era ficticio.

Contenido

Objetos transneptunianos notables

En junio de 2006 el número de estos objetos era superior al millar, de los cuales un centenar poseían una órbita determinada con precisión, y, por tanto, una numeración definitiva del MPC.

Cinturón de Kuiper

Artículo principal: Cinturón de Kuiper

Plutinos

Artículo principal: Plutino

Cubewanos

Artículo principal: Cubewano

Twotinos

Artículo principal: Twotino

Disco disperso

Artículo principal: Disco disperso

Nube de Oort

Artículo principal: Nube de Oort
Posibles Objetos de la Nube de Oort
Número Nombre Diámetro ecuatorial (km) Perihelio (ua) Afelio (ua) Año de descubrimiento Descubridor
90377 Sedna 1.180 – 1.800 km 76,1 892 2003 Brown, Trujillo, Rabinowitz
148209 2000 CR105 ~250 km 44,3 397 2000 Observatorio Lowell
2006 SQ372 50 – 100 km 24,17 2.005,38 2006 Sloan Digital Sky Survey
2008 KV42 58,9 20.217 71.760 2008 Canada-France-Hawaii Telescope

La hipotética estrella binaria Némesis habría caído en la definición de objeto transneptuniano, aunque no está demostrada su existencia.

Plutino & Plutoide

No se deben confundir los términos plutino y plutoide. Cada una de estas categorías agrupan a objetos transneptunianos que, si bien pueden pertenecer a las dos a la vez, cada una tiene como requisito distintas características:

  • Los plutinos son objetos que tienen características orbitales similares a Plutón, independientemente de su tamaño.
  • Los plutoides son objetos transneptunianos con un tamaño similar al de Plutón, independientemente del grupo orbital al que pertenezcan.

Enlaces externos

Commons

Obtenido de “http://es.wikipedia.org/wiki/Objeto_transneptuniano

YA KE SE SABE KE PLUTON EXISTE DESDE HACE TIEMPO …

Y KE CASUALIDAD KE LO HALLAN RECATALOGADO RECIENTEMENTE COMO PLANETA ENANO…YA KE AHORA DICEN O MMAS BIEN SABEN KE ES UN SATELITE KE HA SIDO DESPLAZADO HASTA ALLI…

POSIBLEMENTE FUE SATELITE DE ALGUNO DE LOS PLANETAS GIGANTES GASEOSOS…KIZAS DEL MISMO SATURNO…Y ALGO LO LLEVO HACIA MAS ALLA DE NEPTUNO…
(CONCIDIENDO YA AKI CON LOS REGISTROS MESOPOTAMIKOS)

TAMBIEN EL CINTURON DE KUIPER Y EL DISCO DISPERSO HAN DEJADO DE SER UNA TEORIA…PARA SER DE LO MAS ANALIZADO…CON MUCHOS DESCUBIERTOS Y MUCHOS CANDIDATOS

AHORA SABEN KE EL SISTEA PLUTON-CARONTE ESTA EN EL…Y KE HAY MUCHOS MAS CUERPOS…MUCHO MAS ALLA…

Plutón (planeta enano)

De Wikipedia, la enciclopedia libre

(134340) Plutón Símbolo astronómico de Plutón

Pluto and charon.jpg

Plutón y Caronte

Elementos orbitales

Inclinación

17,2 °[1]

Excentricidad

0,244[1]

Periastro o Perihelio

4435,0 ×106 Km[1]

Apoastro o Afelio

7304,3 ×106 Km[1]

Período orbital sideral

248a 197d 5,5h

Período orbital sinódico

366,7 días

Velocidad orbital media

4,7 km/s[1]

Radio orbital medio

5,91352·109 km

Satélites

3

Características físicas

Masa

1,25·1022 kg[1]

Densidad

1.750 kg/m³

Área de superficie

17.000.000 km2

Diámetro

2.390 km[1]

Gravedad

0,6 m/s²[1]

Velocidad de escape

1.100 m/s[1]

Periodo de rotación

-153 horas[1]

Inclinación axial

122,5°[1]

Albedo

0,3

Características atmosféricas

Presión

0 – 0,01 kPa

Temperatura

Mínima

33 K

Media

44 K

Máxima

55 K

Composición

Nitrógeno

90%

Metano

10%

En astronomía, (134340) Plutón es un planeta enano del sistema solar que forma parte de un sistema planetario doble con su satélite Caronte. En la Asamblea General de la Unión Astronómica Internacional (UAI) celebrada en Praga el 24 de agosto de 2006 se creó una nueva categoría llamada plutoide, en la que se incluye a Plutón. Es también el prototipo de una categoría de objetos transneptunianos denominada plutinos. Posee una órbita excéntrica y altamente inclinada con respecto a la eclíptica, que recorre acercándose en su perihelio hasta el interior de la órbita de Neptuno. El sistema Plutón-Caronte posee dos satélites: Nix e Hidra. Estos son cuerpos celestes que comparten la misma categoría. Hasta el momento no ha sido visitado por ninguna sonda espacial, aunque se espera que la misión New Horizons de la NASA lo sobrevuele en 2015.

Fue descubierto el 18 de febrero de 1930 por el astrónomo estadounidense Clyde William Tombaugh (19061997) desde el Observatorio Lowell en Flagstaff, Arizona, y considerado el noveno y más pequeño planeta del Sistema Solar por la Unión Astronómica Internacional y por la opinión pública desde entonces hasta 2006, aunque su pertenencia al grupo de planetas del Sistema Solar fue siempre objeto de controversia entre los astrónomos. Tras un intenso debate, la UAI decidió el 24 de agosto de 2006, por unanimidad, reclasificar Plutón como planeta enano, requiriendo que un planeta debe “despejar el entorno de su órbita”. Se propuso su clasificación como planeta en el borrador de resolución, pero desapareció de la resolución final, aprobada por la Asamblea General de la UAI. Desde el 7 de septiembre de 2006 tiene el número 134340, otorgado por el Minor Planet Center.

Su gran distancia al Sol y a la Tierra, unida a su reducido tamaño, impide que brille por debajo de la magnitud 13,8 en sus mejores momentos (perihelio orbital y oposición), por lo cual sólo puede ser apreciado con telescopios a partir de los 200 mm de abertura, fotográficamente o con cámara CCD. Incluso en sus mejores momentos aparece como astro puntual de aspecto estelar, amarillento, sin rasgos distintivos (diámetro aparente inferior a 0,1 segundos de arco).

Comparación de La Tierra y La Luna con Plutón y Caronte

Contenido

Órbita

Órbita de Plutón en el plano de la eclíptica, (en rojo) y de Neptuno (en azul).

La órbita de Plutón es muy excéntrica y, durante 20 de los 249 años que tarda en recorrerla, se encuentra más cerca del Sol que Neptuno.

Es también la más inclinada con respecto al plano en el que orbitan los demás planetas del Sistema Solar, siendo su inclinación de 17º. Por eso no hay peligro alguno de que se encuentre con Neptuno. Cuando las órbitas se cruzan lo hacen cerca de los extremos de manera que, en sentido perpendicular a la eclíptica, les separa una enorme distancia.

Plutón llegó por última vez a su perihelio en septiembre de 1989, y continuó desplazándose por el interior de la órbita de Neptuno hasta marzo de 1999. Actualmente se aleja del Sol, y no volverá a estar a menor distancia que Neptuno hasta septiembre de 2226.

Satélites

Artículo principal: Satélites de Plutón

Existen tres lunas conocidas de Plutón. El satélite más grande de Plutón es Caronte; Caronte, de todas las lunas del sistema solar, es la más grande en comparación con su planeta huésped, es decir, ninguna otra luna es de un tamaño tan aproximado al del planeta que orbita. El tamaño tan parecido que tienen Plutón y Caronte hace que éstos provoquen el efecto de planeta doble, el otro sistema de “satélite-planeta” que tiene un efecto tan similar al de Plutón y Caronte es el caso de la Tierra y la Luna. La Tierra y la Luna ocupan el segundo lugar en similitud de tamaño. Hidra y Nix son los otros dos satélites de Plutón, pero no son tan grandes como Caronte. El nombre provisional que se les había dado es S/2005 P 1 y S/2005 P 2, respectivamente.

Caronte

Artículo principal: Caronte (satélite)

Caronte es el primer satélite descubierto de Plutón. Tiene 1192 kilómetros de diámetro y está a 19.640 kilómetros del planeta. Desde que se descubrió en 1978 se les ha considerado como un planeta doble, pues sus masas son similares y el baricentro queda fuera de Plutón que es el cuerpo de mayor masa. De esta manera ambos orbitan en torno a dicho punto.

Tras la Asamblea General de la UAI de 2006, la categoría de Caronte es aún incierto. Se le considera posible candidato a planeta enano, pero la definición no deja clara cómo realizar la distinción entre satélite o sistema binario aún no definido. Por ello sigue siendo un satélite del planeta enano Plutón.

Con el tiempo, la gravedad ha frenado las rotaciones de Caronte y Plutón, por lo que ahora presentan siempre la misma cara el uno al otro. La rotación de esta pareja es única en el Sistema Solar. Parece como si estuvieran unidos por una barra invisible y girasen alrededor de un centro situado en esta barra, más cercano a Plutón, que tiene 7 veces más masa que Caronte.

Hidra y Nix

Artículo principal: Hidra (satélite)
Artículo principal: Nix (satélite)

Plutón y Caronte junto con Nix e Hidra.

El 31 de octubre de 2005 el Telescopio Espacial Hubble anunció el posible descubrimiento de dos satélites adicionales de menor tamaño.[2] Estas lunas fueron observadas en mayo de 2005 y confirmada su existencia en junio de 2006. Han recibido los nombres de Nix (nombre provisional S/2005 P 1) e Hidra (nombre provisional S/2005 P 2).

El nombre de ambos satélites fue escogido de forma conjunta, ya que sus iniciales NH rinden tributo a la sonda espacial Nuevos Horizontes, que despegó en 2006 con destino a Plutón. Las observaciones preliminares son consistentes con ambos cuerpos orbitando en el mismo plano que Caronte y a distancias dos y tres veces superiores. Ambos aparentan tener entre 100 y 150 km de diámetro.[3]

Sus órbitas son muy exteriores, por lo que son satélites del sistema Plutón-Caronte, y sus órbitas son estables, ya que están en una solución del problema de tres cuerpos (órbitas lejanas en torno al baricentro del sistema).

Atmósfera

Plutón posee una atmósfera extremadamente tenue, formada por nitrógeno, metano y monóxido de carbono, que se congela y colapsa sobre su superficie a medida que el planeta se aleja del Sol. Es esta evaporación y posterior congelamiento lo que causó las variaciones en el albedo del planeta, detectadas por medio de fotómetros fotoeléctricos en la década de 1950 (Kuiper y otros). A medida que el planeta se aproximó, los cambios se fueron haciendo menores, disminuyendo cuando se encontró en el perihelio orbital (1989). Se espera que estos cambios de albedo se repitan, pero a la inversa, a medida que el planeta se aleje del Sol rumbo a su afelio. Generalmente, se podría decir que la función de su atmósfera sería proteger la superficie, pero en este caso la atmósfera de Plutón sólo le sirve para evitar impactos de pequeños meteoros.

Planeta u objeto transneptuniano

Véase también: Redefinición de planeta de 2006

Desde su descubrimiento hasta agosto de 2006 Plutón fue considerado un planeta, el noveno del Sistema Solar por la Unión Astronómica Internacional. Sin embargo, su reducido tamaño, así como su órbita tan alejada del plano orbital del resto de los planetas, a menudo han llevado a que muchos científicos no se refieran a él como un auténtico planeta, y existía la opinión generalizada de que su designación como planeta se debía a que era el único que había sido descubierto por un estadounidense[cita requerida].

En 1999 el astrónomo Brian Marsden del Minor Planet Center llegó a proponer incluirlo en la lista de asteroides y objetos transneptunianos, asignándole el número 10.000.[4] Finalmente esa idea no fue aceptada por la Unión Astronómica Internacional y el asteroide 1951 SY recibió ese número, siéndole asignado el nombre de Myriostos.

La controversia volvió a intensificarse a partir de 2001 por el descubrimiento relativamente frecuente de objetos similares a Plutón en el Sistema Solar exterior. En 2002 fue descubierto 50000 Quaoar, un objeto transneptuniano con un diámetro de 1280 kilómetros, más de la mitad del tamaño de Plutón. En 2004, a una distancia mucho mayor del Sol, fue detectado 90377 Sedna, cuyo diámetro es de aproximadamente 1300 kilómetros. En julio de 2005 se anunció el descubrimiento de un objeto transneptuniano, designado actualmente (136199) Eris, cuyo diámetro sería superior al de Plutón.

El 24 de agosto de 2006 la UAI publicó una nueva definición de planeta, tras la cual Plutón cambió su categoría y pasó a formar parte de la nueva categoría planetas enanos, siendo el segundo en tamaño.

Tamaño comparado

Plutón y los mayores satélites del sistema solar.

Se observa en la fotografía un montaje efectuado por la NASA sobre los mayores satélites del sistema solar y Plutón.

Son de izquierda a derecha línea superior:

debajo:

Referencias

  1. a b c d e f g h i j k Datos de los planetas según la nasa
  2. Anuncio sobre el posible descubrimiento de dos satélites adicionales de menor tamaño
  3. Observaciones preliminares sobre dos satélites adicionales
  4. Propuesta de Brian Marsden

Véase también

Enlaces externos

Obtenido de “http://es.wikipedia.org/wiki/Plut%C3%B3n_(planeta_enano)
OFICIALMENTE DESCUBIERTOS YA HAY VARIOS…COMO EL SISTEMA ERIS-DISNOMIA…

Eris (planeta enano)

De Wikipedia, la enciclopedia libre

Eris
Eris and dysnomia2.jpg
Éris (centro) y su luna Disnomia (a su izquierda), fotografiados por el telescopio espacial Hubble (NASA).
Descubrimiento
Descubridor M. E. Brown, C. A. Trujillo, D. L. Rabinowitz
Fecha 5 de enero de 2005
Designaciones (136199) Eris
Nombre Provisional 2003 UB313
Categoría Cinturón de Kuiper
Elementos orbitales
Época 6 de marzo de 2006
Longitud del nodo ascendente 35,8696°
Inclinación 44,187 °
Argumento del periastro 151,4305°
Semieje mayor 67,67 UA
10,12 ×109 km
Excentricidad 0,44177
Anomalía media 197,63427°
Periastro o Perihelio 35 AU
Período orbital sideral 557 años
Velocidad orbital media 3,436 km/s
Satélites 1
Características físicas
Masa (1,67±0,02)×1022 kg
Dimensiones 1300(+200−100) km
Diámetro 2.398 km (± 96 km)
Características atmosféricas
Temperatura 30K
máx.: K (55° K)
EightTNOs.png
Fotomontaje de vistas artísticas a escala de Éris (arriba a la izquierda) y otros objetos transneptunianos comparados con la Tierra
Para otros usos de este término, véase Eris (desambiguación).

(136199) Eris (cuya denominación provisional fue 2003 UB313) es el mayor plutoide descubierto, y el mayor objeto transneptuniano ya que es algo mayor que Plutón. Cuenta con un satélite natural al que se le ha dado el nombre de Disnomia. Durante algo más de un año este objeto fue considerado como el décimo planeta del Sistema Solar por sus descubridores y los medios de comunicación.[1]

El 24 de agosto de 2006, la Unión Astronómica Internacional (UAI) determinó que Eris, junto con Plutón, eran planetas enanos del Sistema Solar, pero no planetas.[2] Actualmente, según determinó la UAI en su asamblea de junio de 2008, Eris, además de planeta enano es el mayor de los plutoides, nueva categoría creada en dicha sesión.[3] Son miembros de esta categoría, además de Eris, Plutón, Makemake, Haumea y Ceres.[4]

Eris, o Éride, es el nombre de la diosa griega de la discordia que según la mitología inició con sus acciones los acontecimientos que llevarían a la guerra de Troya. Este nombre le fue otorgado al planeta enano debido a que su descubrimiento produjo un tenso debate sobre la definición de planeta originando una nueva formulación del término.

Contenido

Descripción

Medidas recientes muestran que Eris tiene un tamaño aproximado de 2.400 km siendo el décimosexto cuerpo de mayor tamaño del Sistema Solar, algo mayor que Plutón. A su alrededor gira un pequeño satélite natural, Disnomia.

Eris es uno de los cuerpos que más radiación refleja en todo el sistema solar, lo que podría explicarse por el metano helado que cubre su superficie. El objeto está actualmente a una distancia de 97 unidades astronómicas y gira alrededor del Sol en una órbita muy inclinada y excéntrica cada 557 años. Se clasifica como un SDO (Scattered disk objects), es decir un cuerpo del disco disperso del Cinturón de Kuiper. Pertenece a una clase de cuerpos que han sido arrastrados a una órbita más lejana de lo habitual por interacciones gravitatorias con Neptuno en las etapas iniciales de la formación del Sistema Solar.

Descubrimiento

Animación que muestra el movimiento de Eris en las imágenes usadas para su descubrimiento. El planeta enano se encuentra en el extremo izquierdo, poco más arriba de la mitad de la imagen. Los tres fotogramas fueron tomados en un periodo de tres horas.

Eris fue descubierto por el equipo de Michael Brown, Chad Trujillo, y David Rabinowitz el 8 de enero del 2005 a partir de imágenes tomadas el 21 de octubre del 2003. El descubrimiento fue anunciado el 29 de julio del 2005, el mismo día que otros dos grandes objetos del cinturón de Kuiper: Haumea y Makemake.

El equipo investigador ha estado buscando sistemáticamente objetos del Sistema Solar exterior durante varios años y ya había estado relacionado con el descubrimiento de otros grandes objetos transneptunianos, incluyendo a (50000) Quaoar y (90377) Sedna. Observaciones rutinarias habían sido tomadas por el equipo el 31 de octubre de 2003 usando el telescopio de 48 pulgadas Samuel Oschin de Monte Palomar en California. Pero el objeto no fue descubierto hasta enero del 2005, cuando más imágenes de la misma zona mostraron su lenta evolución sobre el fondo de estrellas. Observaciones subsiguientes permitieron determinar la órbita, que a su vez dieron una estimación de la distancia y el tamaño.

El equipo había planeado aplazar el anuncio hasta que se hicieran más observaciones que permitieran determinaciones más acertadas del tamaño y masa del cuerpo, pero aparentemente habrían sido forzados a adelantar el anuncio al conocer que el rumor del descubrimiento se habría difundido y podría ser anunciado por alguien más.

Nombre

Imagen de Eris, diosa de la discordia.

Inicialmente fue catalogado como 2003 UB313, de acuerdo a las convenciones de nomenclatura de astronomía para asteroides. El 13 de septiembre de 2006 recibió su denominación definitiva: Eris.[5] Si bien inicialmente fue bautizado extraoficialmente como Xena en honor de la serie del mismo nombre por sus descubridores. Los nombres iniciales fueron elegidos por Mike Brown pero el nombre oficial de este cuerpo tuvo que esperar hasta que se determinase la naturaleza de Eris como planeta o no (véase el artículo Redefinición de planeta de 2006). Posteriormente Brown presentó su propuesta oficial de nombres, que en votación casi unánime la Unión Astronómica Internacional aceptó como nombre oficial de este cuerpo.

Eris, o Éride (ambas formas son correctas en castellano) es la deidad griega equivalente a la latina Discordia. El nombre resulta especialmente adecuado ya que el descubrimiento de Eris supuso el inicio del proceso de degradación de Plutón a planeta enano y una nueva clasificación de los cuerpos del sistema solar. Disnomia, hija de Eris y la divinidad de la Anarquía, el nombre de su satélite,[5] no se queda atrás, pues es un guiño al nombre extraoficial de Eris: la actriz que daba vida a Xena era Lucy Lawless, cuyo apellido significa en inglés “sin ley, en estado de anarquía”.

Órbita

Posición de Eris el 30 de julio del 2005

Imágenes mostrando el movimiento de Eris contra el fondo de estrellas

Eris tiene un período orbital de unos 560 años y actualmente se encuentra casi a la máxima distancia posible del Sol (afelio), a unas 97 unidades astronómicas de la Tierra (14.400 millones de kilómetros). Igual que Plutón, su órbita es muy excéntrica y llega a unas 35 AU del Sol durante el perihelio (la distancia de Plutón al Sol varía entre 29 y 49,5 AU, mientras que Neptuno orbita a unas 30 AU). Al contrario que los planetas telúricos y los gigantes de gas, cuyas órbitas están aproximadamente en el mismo plano que el de la Tierra, la órbita de 2003 UB313 está inclinada unos 44° respecto a la eclíptica.

El nuevo objeto es lo bastante brillante, con una magnitud aparente de 19, para ser captado con una cámara CCD a través de un telescopio relativamente modesto. La inclinación de su órbita es responsable de que no haya sido descubierto hasta ahora, ya que la mayoría de las búsquedas de objetos grandes en las áreas más alejadas del Sistema Solar se concentran en el plano de la eclíptica, en el cual se encuentra la mayoría de la materia del Sistema Solar.

Tamaño

Impresión artística de una vista hacia el Sol desde las cercanías de Eris.

Según observaciones del telescopio espacial Hubble y del Observatorio Keck, el diámetro de Eris es de 2.398 km (± 96 km); con una masa de 1,66×1022kg. Eris es un poco más grande que Plutón, cuyo diámetro y masa son: D=2.302 km , m=1,305×1022kg. Debido a que no pudo ser detectado por el telescopio espacial Spitzer debe ser un objeto con un albedo relativamente alto, haciéndolo más parecido a Plutón que cualquier otro objeto descubierto hasta la fecha.

Superficie

El equipo descubridor continuó el estudio tras la identificación de Eris a través de métodos espectroscópicos realizados en el telescopio Gemini North en Hawái. La luz infrarroja del objeto reveló presencia de metano helado, lo que indica que la superficie de Eris es bastante similar a la de Plutón. Es uno de los tres únicos objetos del Cinturón de Kuiper que ha revelado la presencia de metano, aparte de Plutón y su luna Caronte. La luna de Neptuno, Tritón, esta relacionada con el Cinturón de Kuiper con toda probabilidad y también presenta metano en la superficie. El metano es muy volátil y su presencia en Eris muestra que siempre ha estado en el extremo exterior del Sistema Solar en el que hace suficiente frío para conservar el metano helado. Otros estudios realizados por el grupo del Dr. Licandro a partir del espectro visible de Eris, muestran que además de hielo de metano puro, podemos encontrar metano diluido en Nitrógeno en la superficie de Eris y moléculas orgánicas complejas, producidas por la irradiación del metano puro, que otorgan a la superficie de Eris un color rojizo.[6]

Referencias

  1. periódico El Mundo (España) (30-07-2005). «Astrónomos de EEUU confirman la existencia del décimo planeta del Sistema Solar» (en español). Consultado el 07-08-2008.
  2. Unión Astronómica Internacional (24-08-2006). «IAU 2006 General Assembly: Result of the IAU Resolution votes» (en inglés). Consultado el 07-08-2008.
  3. Unión Astronómica Internacional (11-06-2008). «Plutoid chosen as name for Solar System objects like Pluto» (en inglés). Consultado el 07-08-2008.
  4. Unión Astronómica Internacional (19-07-2008). «Fourth dwarf planet named Makemake» (en inglés). Consultado el 07-08-2008.
  5. a b Unión Astronómica Internacional (24-09-2006). «IAU names dwarf planet Eris» (en inglés). Consultado el 07-08-2008.
  6. Licandro et al. (2006). «Licandro et al., Visible spectroscopy of 2003 UB313: evidence for N2 ice on the surface of the largest TNO?» (en inglés).

Véase también

Enlaces externos

Noticia[1]Noticia[2]

Commons

En inglés

Obtenido de “http://es.wikipedia.org/wiki/Eris_(planeta_enano)

Y MAS ALLA TENEMOS A SEDNA…

EL CUAL VA MUCHO MAS ALLA…HACIA LO DESCONOCIDO…

EN UNA ORBITA INEXPLICABLLEMENTE ELIPTICA KE LO LLEVA EN PERIODO DE CERCA DE 11000 AÑOS HACIA LOS CONFINES DESCONOCIDOS…

(90377) Sedna

De Wikipedia, la enciclopedia libre

(90377) Sedna
Ssc2004-05b.jpg
Representación artística.
Descubrimiento
Descubridor Mike Brown, Chad Trujillo y David Rabinowitz
Fecha 14 de noviembre de 2003
Designaciones 2003 VB12
Elementos orbitales
Excentricidad 0,857
Periastro o Perihelio 76 UA (±7 UA)
Apoastro o Afelio 850 UA
Período orbital sideral 10.500 años
Próximo Perihelio año 2076
Características físicas
Diámetro 1180 – 1800 km
Periodo de rotación ~40 días
Características atmosféricas
Temperatura < –240°C
Sedna comparacion tamano.jpg
Comparación del diámetro de Sedna en relación con otros cuerpos celestes

Sedna es el nombre de un objeto transneptuniano, el planeta menor número 90377 de la serie, conocido también por su designación provisional previa 2003 VB12. Fue descubierto desde el observatorio de Monte Palomar por Mike Brown (Instituto de Tecnología de California), Chad Trujillo (Observatorio Gemini) y David Rabinowitz (Universidad de Yale) el 14 de noviembre de 2003. El nombre de Sedna proviene de la diosa de la mitología esquimal del mar y de los animales marinos, hostil a los hombres y dotada de una altura gigantesca, Sedna estaba condenada a vivir en las frías profundidades del Océano Ártico.

El 15 de marzo de 2004, el Jet Propulsion Laboratory de la NASA anunció que Sedna es el objeto más remoto que se conoce en el Sistema Solar.

Contenido

Órbita

Imagen en la que se muestran el sistema solar interior, los asteroides, el sistema solar exterior, el cinturón de Kuiper, la orbita de Sedna, y parte de la nube de Oort interior.

Sedna tiene una órbita elíptica alta cuyo afelio se calcula en 850 UA y cuyo perihelio es de unas 76 UA (±7 UA). Actualmente se encuentra a unas 90 UA del sol y se aproxima a su perihelio (como referencia, la distancia promedio de Plutón al sol es de unas 40 UA). Su órbita es de unos 10.500 años. Se cree que la rotación de Sedna tarda aproximadamente 40 días. La excentricidad de la órbita es de 0,857 asemejándose más a una órbita cometaria que a una planetaria. Sedna se aproxima lentamente a su perihelio, al que llegará hacia el 2076. Su periodo de revolución es de 13.02 años.

Sedna tiene un diámetro estimado de entre 1180 y 1800 km.

Demasiado lejano para considerarlo objeto del Cinturón de Kuiper, los descubridores alegan que Sedna pertenece en realidad a la Nube de Oort, aunque está mucho más cerca de lo esperado para ser objeto de la Nube de Oort. Está tan lejos del sol que la temperatura nunca sube de los –240°C. El sol se ve tan pequeño desde Sedna que se podría tapar por completo con la cabeza de un alfiler, según Brown.

Por la enorme distancia que le separa del Sol durante casi todo el recorrido de su órbita, no es posible que algo de la escasa luz solar que recibe, llegue siquiera a iluminar su superficie. Difícil sería imaginar este mundo oculto en una enorme desolación y una oscuridad eterna donde nada es visible para el ojo humano.

Observaciones

Imágenes de Sedna

Sedna fue observado con el Telescopio Samuel Oschin en el Observatorio de Palomar cerca de San Diego, California, y fue observado días después en telescopios desde Chile hasta España, Arizona y Hawaii. También el Telescopio Espacial Spitzer de la NASA, ha podido observar este objeto determinando que el diámetro de Sedna es probablemente cercano al 75% del de Plutón.

En observaciones efectuadas desde Chile, afirman que es uno de los objetos más rojos del sistema solar, aproximadamente tan rojo como Marte[cita requerida]. La temperatura de su superficie nunca subirá de los –240°C, y con un diámetro estimado de 1980 km. Durante un tiempo ostentó el título de mayor objeto transneptuniano (TNO) conocido después de Plutón y le siguen (50000) Quaoar, (28978) Ixión y (20000) Varuna. Pero el 29 de julio de 2005 se descubrieron cuerpos mayores incluso que Plutón, tales como Eris.

Por su frío y su distancia, se le dio el nombre de Sedna, deidad inuit del mar, quien se creía vivía en las profundidades gélidas del Océano Ártico.

Ubicación de Sedna (en el círculo verde)

El descubrimiento de Sedna volvió a plantear el interrogante de cuáles objetos astronómicos deben considerarse planetas y cuáles no (ya se planteó con motivo del descubrimiento de Quaoar). Aunque el 15 de marzo de 2004 varias agencias de noticias reportaron que se ha descubierto el décimo planeta, siempre se antojó remoto que Sedna fuese calificado de planeta; de ser así, la justificación de la clasificación de Plutón como planeta se volvió más cuestionable. El 24 de agosto de 2006, no obstante, la Unión Astronómica Internacional redefinió en Praga lo que debe entenderse por planeta y Sedna quedó clasificado junto a otros objetos transneptunianos como candidato a planeta enano.

Véase también

Enlaces externos

Obtenido de “http://es.wikipedia.org/wiki/(90377)_Sedna

SUPUESTAMENTE FUERA DE LA HELIOPAUSA

Heliopausa

De Wikipedia, la enciclopedia libre

Representación gráfica de este fenómeno cósmico

Heliopausa es el punto en el que el viento solar se une al medio interestelar o al viento estelar procedente de otras estrellas.

Es un límite teórico aproximadamente circular o en forma de lágrima, que señala el límite de influencia del Sol. Se localiza en el punto en el que la pérdida de presión del viento solar causada por la dispersión inherente a su difusión radial iguala a la presión exterior del medio interestelar. Una buena visualización casera de este efecto se obtiene en un fregadero donde el chorro de agua crea una zona de difusión laminar en torno al punto en el que toca el fondo. El tamaño de esta zona varía según el caudal y la presión del agua encharcada.

Señala la frontera entre el Sistema Solar y el espacio interestelar, y se desconoce su distancia real del Sol, aunque se supone que ésta es menor en la dirección de movimiento del Sol en la galaxia, y se sabe que se encuentra más allá de la órbita de Plutón. Los cometas, sin embargo, atraviesan este límite, ya que sus órbitas son muy excéntricas, extendiéndose hasta 50.000 UA o más.

La Voyager 1 fue la primera nave que exploró la Heliopausa, en diciembre de 2004. La Voyager 2 entró en la Heliopausa el 30 de agosto de 2007, a unos 16 millones de kilómetros de la Voyager 1, y a más de 15000 millones de kilómetros del Sol.

Obtenido de “http://es.wikipedia.org/wiki/Heliopausa

MAS ALLA DEL CINTURON DE KUIPER SE ENCONTRARIA EL DISCO DISPERSO EXTERIOR…Y MAS ALLA LA NUBE INTEROR DE OORT EN DONDE EXISTEN VARIOS CANDIDATOS Y LA NUBE EXTERIOR

Nube de Oort

De Wikipedia, la enciclopedia libre

Imagen artística del cinturón de Kuiper y de la nube de Oort.

La nube de Oort (también llamada nube de Öpik-Oort) es una nube esférica de cometas y asteroides hipotética (es decir, no observada directamente) que se encuentra en los límites del Sistema Solar, casi a un año luz del Sol, y aproximadamente a un cuarto de la distancia a Próxima Centauri, la estrella más cercana. Las otras dos acumulaciones conocidas de objetos transneptunianos, el cinturón de Kuiper y el disco disperso, están situadas unas cien veces más cerca del Sol que la nube de Oort. Según algunas estimaciones estadísticas, la nube podría albergar entre uno y cien billones (1012 – 1014) de cometas, siendo su masa unas cinco veces la de la Tierra.

La nube de Oort, que recibe su nombre gracias al astrónomo holandés Jan Oort, presenta dos regiones diferenciadas: la nube de Oort exterior, de forma esférica, y la nube de Oort interior, también llamada “nube de Hills“, en forma de disco. Los objetos de la nube están formados por compuestos como hielo, metano y amoníaco, entre otros, y se formaron muy cerca del Sol cuando el Sistema Solar todavía estaba en sus primeras etapas de formación. Una vez formados, llegaron a su posición actual en la nube de Oort a causa de los efectos gravitatorios de los planetas gigantes.[1]

A pesar de que la nube de Oort, como se ha dicho, no se ha observado directamente, los astrónomos creen que es la fuente de todos los cometas de período largo y de tipo Halley, y de algunos Centauros y cometas de Júpiter.[2] Los cometas de la nube de Oort exterior se encuentran muy poco ligados gravitacionalmente al Sol, y esto hace que otras estrellas, e incluso la propia Vía Láctea, puedan afectar a los cometas y provocar que salgan despedidos hacia el Sistema Solar interior.[1] La mayoría de los cometas de período corto se originaron en el disco disperso, pero se cree que, aún así, existe un gran número de ellos que tienen su origen en la nube de Oort.[1] [2] A pesar de que tanto el cinturón de Kuiper como el disco disperso se han observado, estudiado, y también clasificado muchos de sus componentes, sólo tenemos evidencia en la nube de Oort de cuatro posibles miembros: (90377) Sedna, 2000 CR105, 2006 SQ372, y 2008 KV42, todos ellos en la nube de Oort interior.[3]

Contenido

Primeras hipótesis

En 1932, el astrónomo estoniano Ernst Öpik postuló que los cometas de período largo se originaron en una nube que orbitaba en los confines del Sistema Solar.[4] En 1950, el astrónomo holandés Jan Oort postuló la teoría de manera independiente para resolver una paradoja.[5] Las órbitas de los cometas son muy inestables, siendo la dinámica la que dictamina si colisionarán con el Sol o con cualquier otro planeta, o si saldrán despedidos del Sistema Solar debido a las perturbaciones de los planetas. Además, al estar formados en su mayor parte por hielo y otros elementos volátiles, éstos se van desprendiendo gradualmente debido a la radiación electromagnética hasta que el cometa se divide o adquiere una corteza aislante que frena la desgasificación. De este modo, Oort razonó que los cometas no pudieron haberse formado en su órbita actual, y que debían de haber permanecido durante toda su existencia en un lejano depósito repleto de estos cuerpos celestes, cayendo con el tiempo hacia el Sistema Solar y convirtiéndose en cometas de período largo.[5] [6] [7]

Existen dos tipos de cometas: los de período corto (también llamados cometas eclípticos), que presentan órbitas por debajo de las 10 UA, y los de período largo (cometas casi isótropos), que poseen órbitas de más de 1.000 UA. Oort investigó los cometas casi isótropos, y encontró que la mayoría de ellos poseían un afelio (su distancia más lejana al Sol) de aproximadamente 20.000 UA y parecían provenir de todas direcciones, lo cual fortalecía su hipótesis y sugería un depósito de forma esférica. Los escasos cometas que poseían afelios de 10.000 UA debieron haber pasado en algún momento muy cerca del Sistema Solar, siendo influidos por la gravedad de los planetas y por lo tanto haciendo más pequeña su órbita.[7]

Composición y estructura

Distancia de la Nube de Oort respecto del resto de cuerpos del Sistema Solar.

Se cree que la nube de Oort se extiende desde 2.000 o 5.000 UA[7] hasta 50.000 UA[1] del Sol, aunque algunas fuentes sitúan su límite entre 100.000 UA y 200.000 UA.[7] La nube de Oort se puede dividir en dos regiones: la nube de Oort exterior (20.000-50.000 UA), de forma esférica, y la nube de Oort interior (2.000-20.000 UA), que tiene forma toroidal.

La nube exterior se encuentra muy poco ligada al Sol, y es la fuente de la mayor parte de los cometas de período largo.[1] La nube interior también se conoce como nube de Hills, en honor a J. G. Hills, el astrónomo que propuso su existencia en 1981.[8] Los modelos predicen que la nube interior debería poseer decenas o cientos de veces más cometas que la nube exterior;[8] [9] [10] parece ser que la nube de Hills reabastece de cometas a la nube exterior a medida que se van agotando, y explica la existencia de la nube de Oort tras miles de millones de años.[11]

Se cree que la nube de Oort puede albergar varios billones de cometas de más de 1,3 kilómetros de diámetro y quinientos mil millones con una magnitud absoluta menor a +10,9 (cuanto menor es el valor, mayor es el brillo).[1] [a] A pesar del número tan elevado de cometas, cada uno de ellos estaría separado en promedio varias decenas de millones de kilómetros con respecto al cometa más cercano.[2] [12] La masa de la nube de Oort no se sabe con certeza, pero si se toma el cometa Halley como prototipo de cometa de la nube exterior, se estima que la masa sería de 3×1025 kilogramos, unas cinco veces la de la Tierra.[1] [13] Anteriormente se pensaba que su masa podría llegar a ser hasta 380 veces la masa terrestre,[14] pero nuestra comprensión de la distribución de tamaños de los cometas de período largo ha reducido las estimaciones. Actualmente la masa de la nube de Oort interior continúa siendo desconocida.

Si los cometas que se han analizado conforman una estimación de los que se encuentran en la nube de Oort, la gran mayoría estarían formados por hielo, metano, etano, monóxido de carbono y ácido cianhídrico.[15] Sin embargo, el descubrimiento del asteroide “1996 PW”, que posee una órbita más característica de un cometa de período largo, sugiere que la nube también alberga objetos rocosos.[16] Los análisis de los isótopos de carbono y nitrógeno revelan que apenas existen diferencias entre los cometas de la nube de Oort y los cometas de Júpiter, a pesar de las enormes distancias que los separan. Este hecho sugiere que todos ellos se formaron en la nube protosolar, durante la formación del Sistema Solar.[17] [18] Estas conclusiones son también aceptadas por los estudios del tamaño granular en los cometas de la nube de Oort,[19] así como también por el estudio de los impactos del cometa 9P/Tempel 1.[20]

Origen

Imagen artística de un disco protoplanetario, similar al que formó el Sistema Solar. Se cree que los objetos de la nube de Oort se formaron en el interior de estos discos (muy lejos de la actual posición de la nube), cerca de los planetas gigantes como Júpiter cuando todavía estaban formándose, y que la gravedad de éstos expulsó al exterior los objetos que hoy forman la nube de Oort.

Todo indica que la nube de Oort se formó como remanente del disco protoplanetario que se formó alrededor del Sol hace 4,6 miles de millones de años.[1] [18] La hipótesis más aceptada es que los objetos de la nube de Oort se formaron muy cerca del Sol, en el mismo proceso en el que se crearon los planetas y los asteroides, pero las interacciones gravitatorias con los jóvenes planetas gaseosos como Júpiter y Saturno expulsaron estos objetos hacia largas órbitas elípticas o parabólicas.[21] [22] [23] Se han realizado simulaciones de la evolución de la nube de Oort desde su formación hasta nuestros días, y éstas muestran que su máxima masa la adquirió 800 millones de años tras su formación.[1]

Los modelos realizados por el astrónomo uruguayo Julio Ángel Fernández sugieren que el disco disperso, que es la principal fuente de cometas periódicos del Sistema Solar, podría ser también la principal fuente de los objetos de la nube de Oort. De acuerdo con sus modelos, la mitad de los objetos dispersados viajan hacia la nube de Oort, un cuarto quedan atrapados orbitando a Júpiter, y otro cuarto sale expulsado en órbitas parabólicas. El disco disperso todavía podría seguir alimentando a la nube de Oort, proporcionándole nuevo material.[24] Se ha calculado que, al cabo de 2,5 miles de millones de años, un tercio de los objetos del disco disperso acabarán en la nube de Oort.[25]

Los modelos computacionales sugieren que las colisiones de los escombros de los cometas ocurridos durante el período de formación desempeñan un rol mucho más importante de lo que anteriormente se creía. De acuerdo con estos modelos, durante las fases más tempranas del Sistema Solar sucedieron tal cantidad de colisiones, que muchos cometas fueron destruidos antes de alcanzar la nube de Oort. Así pues, la masa acumulada en la actualidad en la nube de Oort es mucho menor de lo que se pensaba.[26] Se calcula que la masa de la nube de Oort es sólo una pequeña parte de las 50-100 masas terrestres de material expulsado.[1]

La interacción gravitatoria de otras estrellas y la marea galáctica modifican las órbitas de los cometas, haciéndolas más circulares. Esto podría explicar la forma esférica de la nube de Oort exterior.[1] Por otro lado, la nube interior, que se encuentra más ligada gravitacionalmente al Sol, todavía no ha adquirido dicha forma. Estudios recientes muestran que la formación de la nube de Oort es compatible con la hipótesis de que el Sistema Solar se formó como parte de un cúmulo de entre 200 y 400 estrellas. Si la hipótesis es correcta, las primeras estrellas del cúmulo que se formaron podrían haber afectado en gran medida a la formación de la nube de Oort, dando lugar a frecuentes perturbaciones.[27]

Cometas

Se cree que los cometas se han originado en dos puntos bien diferenciados del Sistema Solar. Los cometas de período corto se generaron en su mayor parte en el cinturón de Kuiper o en el disco disperso, que comienzan a partir de la órbita de Plutón (38 UA del Sol) y se extienden hasta las 100 UA. Los de período largo, como el cometa Hale-Bopp, que tardan miles de años en completar una órbita, se originaron todos en la nube de Oort. El cinturón de Kuiper genera pocos cometas debido a su órbita estable, al contrario que el disco disperso, que es dinámicamente muy activo.[7] Los cometas escapan del disco disperso y caen bajo los dominios gravitatorios de los planetas exteriores, convirtiéndose en lo que se conoce como centauros.[28] Estos centauros, con el tiempo, son enviados más adentro del Sistema Solar y se convierten en cometas de período corto.[29]

Cometa Halley, es el prototipo de los cometas tipo Halley (período corto), que se cree que se originaron en la nube de Oort.

Los cometas de período corto pueden dividirse en dos tipos: los de la familia Júpiter y los de la familia Halley (también llamados cometas tipo Halley). Su principal diferencia radica en el período; los primeros tardan menos de veinte años en completarlo y tienen semiejes mayores en torno a 5 UA, y los segundos tardan más de veinte años y su semieje mayor suele ser de más de 10 UA. También se puede utilizar el parámetro Tisserand para diferenciarlos,[b] siendo “Tp = 2″ la frontera de separación entre ambos, aunque su efectividad está disputada. Además, los cometas de la familia Júpiter tienen inclinaciones orbitales bajas, unos 10º de media, mientras que los de tipo Halley tienen inclinaciones orbitales muy desiguales, aunque generalmente muy pronunciadas, de unos 41º de media. Todas estas diferencias tienen lugar debido a su origen: los cometas de la familia Júpiter se formaron en su mayor parte en el disco disperso, mientras que los de la familia Halley se originaron en la nube de Oort.[30] Se cree que estos últimos fueron cometas de período largo que fueron capturados por la gravedad de los planetas gigantes y enviados al Sistema Solar interior.[6]

Jan Oort se percató de que el número de cometas era menor que el predicho por su modelo, y todavía en la actualidad el problema está sin resolver. Las hipótesis apuntan a la destrucción de los cometas por impacto o a su disgregación por fuerzas de marea; también se sugiere la pérdida de todos los compuestos volátiles o la formación de una capa no volátil en su superficie, lo cual haría invisible al cometa.[31] Se ha observado también que la incidencia de los cometas en los planetas exteriores es mucho mayor que en los interiores. Lo más probable es que se deba a la atracción gravitatoria de Júpiter, que actuaría a modo de barrera, atrapando los cometas y haciendo que colisionaran con él, del mismo modo que sucedió con el cometa Shoemaker-Levy 9 en 1994.[32]

Fuerzas de marea

Véase también: Marea galáctica

Al igual que la Luna ejerce mareas sobre los océanos de la Tierra, la nube de Oort también sufre estas fuerzas de marea; siguiendo el símil la Luna sería la Vía Láctea, y los océanos los objetos de la nube de Oort.

Las fuerzas de marea se producen debido a que la gravedad que ejerce un cuerpo decrece con la distancia. El efecto más cotidiano son las mareas que la Luna provoca sobre los océanos terrestres, causando que éstos suban o bajen según su cercanía al satélite.[33] [34] Del mismo modo, la Vía Láctea ejerce estas fuerzas de marea sobre la nube de Oort, deformándola ligeramente hacia el centro de la galaxia (por lo que la nube de Oort no es una esfera perfecta). En el Sistema Solar interior esta marea galáctica es ínfima, ya que la gravedad solar predomina, pero cuanto mayor es la lejanía al Sol aquélla se vuelve cada vez más perceptible. Esta pequeña fuerza es suficiente para perturbar el movimiento de algunos miembros de la nube, y una parte de ellos son enviados hacia el Sol.[35] [36] [37]

Algunos expertos creen que la marea galáctica pudo haber aumentado los perihelios (distancia más cercana al Sol) de algunos planetesimales con grandes afelios, contribuyendo así a la formación de la nube de Oort.[38] Los efectos de la marea galáctica son muy complejos, y dependen en gran medida del comportamiento de cada uno de los objetos del sistema planetario. Por el contrario, a nivel global los efectos son más que evidentes: se cree que cerca de un 90% de los cometas que expulsa la nube de Oort se deben a ella.[39] Los modelos estadísticos basados en las órbitas de los cometas de período largo apoyan esta idea.[40]

Ciclos de extinción

Al estudiar las extinciones en la Tierra los científicos advirtieron un patrón que se repite cada cierto tiempo. Observaron que aproximadamente cada 26 millones de años en nuestro planeta desaparece un porcentaje de especies considerable, aunque todavía no se sabe con certeza qué lo causa.

La marea galáctica podría explicar estos ciclos de extinciones. El Sol gira alrededor del centro de la Vía Láctea, y en su órbita en torno a él pasa por el plano galáctico con cierta regularidad. Cuando nuestro astro está situado fuera del plano galáctico la fuerza de marea provocada por la galaxia es más débil; del mismo modo, cuando cruza el plano galáctico la intensidad de esta fuerza llega a su máximo, resultando en un incremento de la perturbación de la nube de Oort, y por tanto del envío de cometas hacia el Sistema Solar interior hasta un factor de cuatro. Se calcula que el Sol pasa a través del plano galáctico cada 20-25 millones de años.[41] Sin embargo, algunos astrónomos creen que el paso del Sol por el plano galáctico no puede explicar por sí solo el aumento del envío de cometas, argumentando que actualmente el Sol está situado muy cerca del plano galáctico y sin embargo el último evento de extinción sucedió hace apenas 15 millones de años. En lugar de ello proponen como causa el paso del Sol por los brazos espirales de la galaxia, los cuales, aparte de albergar a multitud de nubes moleculares que perturban la nube de Oort, también acogen a numerosas gigantes azules, cuyo tiempo de vida es muy corto al consumir más rápidamente su combustible nuclear y en cuestión de unos pocos millones de años explosionan violentamente originando supernovas.[42]

Perturbaciones estelares

Aparte de la marea galáctica, existen otros mecanismos capaces de enviar cometas hacia el Sistema Solar interior, como los campos gravitatorios de las estrellas cercanas o de las grandes nubes moleculares.[32] En ocasiones, durante la órbita que sigue el Sol a través de la galaxia se aproxima a otros sistemas estelares. Por ejemplo, se ha calculado que durante los próximos 10 millones de años la estrella conocida con mayores posibilidades de afectar a la nube de Oort es Gliese 710 (de hecho, se calcula que dentro de unos 1,4 millones de años transitará por la nube de Oort, aumentando hasta en un 50% la tasa de expulsión de cometas).[43] [44] Este proceso también dispersa los objetos fuera del plano eclíptico, explicando la distribución esférica de la nube.[45]

Hipótesis de Némesis

Artículo principal: Hipótesis Némesis

En 1984, Richard A. Muller, Piet Hut y Mark Davis, sugirieron la posibilidad de que el Sol pudiera tener una compañera estelar que le orbitara.[46] Dicho objeto hipotético recibió el nombre de Némesis, que sería probablemente una enana marrón y orbitaría muy cerca de donde creemos que se encuentra la nube de Oort. Némesis poseería una órbita elíptica, por lo que cada 26 millones de años pasaría a través de la nube, bombardeando cometas al Sistema Solar interior,[47] lo que explicaría la periodicidad de las extinciones en la Tierra. Un año más tarde, D. Whitmire y J. J. Matese sugirieron la posibilidad de que Némesis pudiera tratarse de un pequeño agujero negro, y en el 2002 éste último propuso la existencia de un planeta gigante muy distante que sería el causante de que una gran parte de los cometas que llegan al Sistema Solar interior provengan de una región concreta de la nube de Oort.[48]

Sin embargo, no se han encontrado pruebas definitivas de su existencia, y muchos científicos argumentan que una compañera estelar a una distancia tan enorme del Sol no podría tener una órbita estable, ya que sería expulsada por las perturbaciones de las demás estrellas.

Objetos de la nube de Oort

Animación que muestra la órbita de Sedna, descubierto en 2004, un posible objeto de la nube de Oort interior.

Dejando a un lado los cometas de período largo, sólo se conocen cuatro objetos que se cree que pertenecen a la nube de Oort; se trata de 90377 Sedna, (148209) 2000 CR15, 2006 SQ372 y 2008 KV42. A causa de su lejanía, el perihelio de los dos primeros, a diferencia de los objetos del disco disperso, no llega a verse afectado por la gravedad de Neptuno, por lo que sus órbitas no pueden explicarse desde las perturbaciones de los planetas gigantes.[49] Si se hubieran formado en sus actuales posiciones, sus órbitas deberían ser circulares; además, la acreción queda descartada, pues la enorme velocidad con la que se movían los planetesimales habría resultado demasiado perjudicial.[50]

Hay varias hipótesis que podrían explicar sus excéntricas órbitas: podrían haber sido afectados por la gravedad de una estrella cercana cuando el Sol todavía se encontraba dentro del cúmulo estelar que dio lugar a su formación en caso de que así fuera,[3] podrían también haber sido perturbados por un cuerpo todavía desconocido del tamaño de un planeta que se encontrara dentro de la nube de Oort,[51] podría deberse también a una dispersión ejercida por Neptuno durante un período de gran excentricidad o por la gravedad de un lejano disco transneptuniano primitivo, o incluso haber sido capturadas por pequeñas estrellas que pasaban esporádicamente cerca del Sol. De todas ellas, la perturbación de otras estrellas parece ser hasta ahora lo más plausible.[3] Algunos astrónomos prefieren incluir tanto a Sedna como a 2000 CR105 en lo que denominan “disco disperso extendido”, en lugar de en la nube de Oort interna.[50]

Posibles Objetos de la Nube de Oort
Número Nombre Diámetro ecuatorial (km) Perihelio (ua) Afelio (ua) Año de descubrimiento Descubridor
90377 Sedna 1.180 – 1.800 km 76,1 892 2003 Brown, Trujillo, Rabinowitz
148209 2000 CR105 ~250 km 44,3 397 2000 Observatorio Lowell
2006 SQ372 50 – 100 km 24,17 2.005,38 2006 Sloan Digital Sky Survey
2008 KV42 58,9 20.217 71.760 2008 Canada-France-Hawaii Telescope

Véase también

Notas

  1. La magnitud absoluta es la medida del brillo de un objeto celeste si se encontrara a 1 UA (distancia Tierra-Sol); por el contrario, la magnitud aparente mide el brillo que se observa desde la Tierra. Como la magnitud absoluta parte de que todos los cuerpos se encuentran a la misma distancia, se trata de una medida del brillo real de un objeto. Cuanto más brillante sea un objeto, menor será el valor de su magnitud absoluta.
  2. El parámetro Tisserand viene dado por:
    T_p = \frac{a_p}{a} + 2 \cdot \cos (i) \cdot \sqrt{\frac{a}{a_p} \cdot (1-e^2)}
    Donde:
    ap” es el semieje mayor del planeta.
    “a” es el semieje mayor del cometa.
    “i” es la inclinación orbital del cometa.
    “e” es la excentricidad del cometa.

Referencias

  1. a b c d e f g h i j k Morbidelli, Alessandro (2005). «Origin and Dynamical Evolution of Comets and their Reservoirs». Consultado el 2 de septiembre de 2008.
  2. a b c Emel’yanenko, V.V.; Asher, D.J. y Bailey, M.E. (2007). «The fundamental role of the Oort cloud in determining the flux of comets through the planetary system» Monthly Notices of the Royal Astronomical Society. Vol. 381. n.º 2. p. 779-789.
  3. a b c Morbidelli, A. y Levison H. F. (2004). «Scenarios for the Origin of the Orbits of the Trans-Neptunian Objects 2000 CR105 and 2003 VB12 (Sedna)» The Astronomical Journal. Vol. 128. n.º 5. p. 2564-2576.
  4. Ernst Julius Öpik (1932). «Note on Stellar Perturbations of Nearby Parabolic Orbits» Proceedings of the American Academy of Arts and Sciences. Vol. 67. p. 169-182.
  5. a b Oort, J. H. (1950). «The structure of the cloud of comets surrounding the Solar System and a hypothesis concerning its origin» Bull. Astron. Inst. Neth.. Vol. 11. p. 91-110.
  6. a b Jewitt, David C. (2002). «From Kuiper Belt Object to Cometary Nucleus: The Missing Ultrared Matter» The Astronomical Journal. Vol. 123. n.º 2. p. 1039-1049.
  7. a b c d e Harold F. Levison, Luke Donnes (2007). «Comet Populations and Cometary Dynamics», Encyclopedia of the Solar System, Second Edition. Academic Press. ISBN 0-12-088589-1.
  8. a b Hills, J. G. (1981). «Comet showers and the steady-state infall of comets from the Oort cloud» Astronomical Journal. Vol. 86. n.º Nov. 1981. p. 1730-1740.
  9. Levison, H. F.; Dones, L. y Duncan M. J. (2001). «The Origin of Halley-Type Comets: Probing the Inner Oort Cloud» The Astronomical Journal. Vol. 121. n.º 4. p. 2253-2267.
  10. Slotten, National Academy of Sciences (1991). Planetary Sciences: American and Soviet Research/Proceedings from the U.S.-U.S.S.R. Workshop on Planetary Sciences. National Academies Press, pp. 304 págs.. ISBN 0309043336.
  11. Fernández, Julio A. (2002). «The Formation of the Oort Cloud and the Primitive Galactic Environment» Icarus. Vol. 129. n.º 1. p. 106-119.
  12. Paul R. Weissman (1998). «The Oort Cloud» (en inglés). Scientific American. Scientific American, Inc.. Consultado el 1 de septiembre de 2008.
  13. Weissman, P. R. (1983). «The mass of the Oort cloud» Astronomy and Astrophysics. Vol. 118. n.º 1. p. 90-94.
  14. Buhai, Sebastian. «On the Origin of the Long Period Comets: Competing theories» (en inglés). Utrecht University College. Consultado el 1 de septiembre de 2008.
  15. Gibb, E. L.; Mumma, M. J.; Russo, N. D.; Di Santi, M. A. y Magee-Sauer, K. (2003). «Methane in Oort cloud comets» Icarus. Vol. 165. n.º 2. p. 391-406.
  16. Weissman, Paul R. y Levison, Harold F. (1997). «Origin and Evolution of the Unusual Object 1996 PW: Asteroids from the Oort Cloud?» The Astrophysical Journal Letters. Vol. 488. n.º 2. p. L133-L136.
  17. Hutsemékers, D.; Manfroid, J.; Jehin, E.; Arpigny, C.; Cochran, A.; Schulz, R.; Stüwe, J. A. y Zucconi J. M. (2005). «Isotopic abundances of carbon and nitrogen in Jupiter-family and Oort Cloud comets» Astronomy & Astrophysics. Vol. 440. p. L21-L24.
  18. a b Neslušan, L. (2000). «The Oort cloud as a remnant of the protosolar nebula» Astronomy and Astrophysics. Vol. 361. p. 369-378.
  19. Ootsubo, T.; Watanabe, J.; Kawakita, H.; Honda M. y Furusho R. (2007). «Grain properties of Oort cloud comets: Modeling the mineralogical composition of cometary dust from mid-infrared emission features» Planetary and Space Science. Vol. 55. n.º 9. p. 1044-1049.
  20. Mumma, M. J.; Di Santi, M. A.; Magee-Sauer, K.; Bonev, B. P.; Villanueva, G. L.; Kawakita, H.; Russo, N.; Gibb, E. L.; Blake, G. A.; Lyke, J. E.; Campbell, R. D.; Aycock, J.; Conrad, A. y Hill G. M. (2005). «Parent Volatiles in Comet 9P/Tempel 1: Before and After Impact» Science. Vol. 310. n.º 5746. p. 270-274.
  21. «Oort Cloud & Sol b?» (en inglés). Sol Company. Consultado el 2 de septiembre de 2008.
  22. Levison, H.; Dones, L.; Duncan, M.; Weissman, P. (1999). «The Formation of the Oort Cloud» American Astronomical Society. Vol. 31.
  23. Dones, L.; Duncan, M. J.; Levison, H. F.; Weissman, P. R. (1998). «Simulations of the Formation of the Oort Cloud of Comets» Bulletin of the American Astronomical Society. Vol. 30. p. 1113.
  24. Fernández, Julio A. (2004). «The scattered disk population as a source of Oort cloud comets: evaluation of its current and past role in populating the Oort cloud» Icarus. Vol. 172. n.º 2. p. 372-381.
  25. Fernández, Julio A.; Gallardo, T. y Brunini, A. (2003). «The Scattered Disk Population and the Oort Cloud» Earth, Moon and Planets. Vol. 92. n.º 1-4. p. 43-48.
  26. Stern, S. Alan y Weissman, Paul R. (2001). «Rapid collisional evolution of comets during the formation of the Oort cloud» Nature. Vol. 409. n.º 6820. p. 589-591.
  27. Brasser, R.; Duncan, M .J. y Levison, H. F. (2006). «Embedded star clusters and the formation of the Oort Cloud» Icarus. Vol. 184. n.º 1. p. 59-82.
  28. Levison, H. E. y Dones, L. (1998). «Comet Populations and Cometary dynamics», Encyclopedia of the Solar System. p. 575-588, Academic Press. ISBN 0-12-226805-9.
  29. Horner, J., Evans, N.W.; Bailey, M.E. y Asher D.J. (2003). «The populations of comet-like bodies in the Solar system» Monthly Notices of the Royal Astronomical Society. Vol. 343. n.º 4. p. 1057-1066.
  30. Dutra, Martín (17 de julio de 2007). «Cometas: Clasificación» (en español) (pdf). Astroplaneta. Consultado el 4 de septiembre de 2008.
  31. Dones, L.; Weissman, P. R.; Levison, H. F.; Duncan, M. J. (2004). «Oort Cloud Formation and Dynamics» ASP Conference Proceedings. Vol. 323.
  32. a b Fernández, Julio A. (2000). «Long-Period Comets and the Oort Cloud» Earth, Moon and Planets. Vol. 89. n.º 1-4. p. 325-343.
  33. Butikov, Eugene I. (2002). «A dynamical picture of the oceanic tides» American Journal of Physics. Vol. 70. n.º 10. p. 1001-1011.
  34. Kapoulitsas, G. M. (1985). «On the generation of tides» Eur. J. Phys.. Vol. 6. n.º 3. p. 201-207.
  35. Breiter, S.; Dybczynski, P. A.; Elipe, A. (1996). «The action of the Galactic disk on the Oort cloud comets» Astronomy and Astrophysics. Vol. 315. p. 618-624.
  36. Fouchard, M.; Froeschlé, C.; Valsecchi, G. y Rickman, H. (2006). «Long-term effects of the Galactic tide on cometary dynamics» Celestial Mechanics and Dynamical Astronomy. Vol. 95. n.º 1-4. p. 299-326.
  37. Matese, J. y Whitmire, D. (1996). «Tidal Imprint of Distant Galactic Matter on the Oort Comet Cloud» The Astrophysical Journal Letters. Vol. 472. p. L41-L43.
  38. Higuchi, A.; Kokubo, E.; Mukai, T. (2005). «Orbital Evolution of Planetesimals by the Galactic Tide» Bulletin of the American Astronomical Society. Vol. 37. p. 521.
  39. Nurmi, P.; Valtonen, M. J. y Zheng, J. Q. (2001). «Periodic variation of Oort Cloud flux and cometary impacts on the Earth and Jupiter» Monthly Notices of the Royal Astronomical Society. Vol. 327. n.º 4. p. 1367-1376.
  40. Matese, J. J. y Lissauer, J. J. (2004). «Perihelion evolution of observed new comets implies the dominance of the galactic tide in making Oort cloud comets discernable» Icarus. Vol. 170. n.º 2. p. 508-513.
  41. Szpir, Michael. «Perturbing the Oort Cloud» (en inglés). American Scientist. Consultado el 15 de septiembre de 2009.
  42. Leitch, E.M. y Vasisht, G. (1998). «Mass extinctions and the sun’s encounters with spiral arms» New Astronomy. Vol. 3. n.º 1. p. 51-56.
  43. García-Sánchez, Joan; Preston, Robert A.; Jones, Dayton L.; Weissman, Paul R.; Lestrade, Jean-François; Latham, David W.; Stefanik, Robert P. (1999). «Stellar Encounters with the Oort Cloud Based on HIPPARCOS Data» The Astronomical Journal. Vol. 117. n.º 2. p. 1042-1055.
  44. Molnar, L. A. y Mutel, R. L. (1997). «Close Approaches of Stars to the Oort Cloud: Algol and Gliese 710» Bulletin of the American Astronomical Society. Vol. 29. p. 1315.
  45. Higuchi, A.; Kokubo, E. y Mukai, T. (2006). «Scattering of Planetesimals bya a Planet: Formation of Comet cloud Candidates» The Astronomical Journal. Vol. 131. n.º Febrero. p. 1119-1129.
  46. Davis, M.; Hut, P. y Muller, R. A. (1984). «Extinction of Species by Periodic Comet Showers» Nature. Vol. 308. p. 715-717.
  47. Hills, J. G. (1984). «Dynamical constraints on the mass and perihelion distance of Nemesis and the stability of its orbit» Nature. Vol. 311. n.º 5987. p. 636-638.
  48. Matese, J. J. y Lissauer, J. J. (2002). «Continuing evidence of an impulsive component of Oort cloud cometary flux» Proceedings of Asteroids, Comets, Meteors. p. 309-314, ISBN 92-9092-810-7.
  49. Brown, M. E.; Trujillo, C.; Rabinowitz, D. (2004). «Discovery of a Candidate Inner Oort Cloud Planetoid» The Astrophysical Journal. Vol. 617. p. 645-649.
  50. a b Sheppard, S. S. (2005). «Small Bodies in the Outer Solar System» New Horizons in Astronomy: Frank N. Bash Symposium. Vol. 352. n.º Octubre. The University of Texas, Austin, Texas, USA.
  51. Gomes, R. S.; Matese, J. J. y Lissauer, J. J. (2006). «A distant planetary-mass solar companion may have produced distant detached objects» Icarus. Vol. 184. n.º 2. p. 589-601.

Enlaces externos

Obtenido de “http://es.wikipedia.org/wiki/Nube_de_Oort

– AHORA TENEMOS VARIOS FACTORES DESTACABLES…

PARTAMOS DE LA GRAN COLISION…

ENTRE MARTE Y JUPITER EXISTE LA EVIDENCIA DE LA GRAN COLISION…
(LO CUAL ENCAJA PERFECTAMENTE CON LOS REGISTROS MESOPOTAMIKOS…Y OTRAS CULTURAS)

ALLI SE ENCUENTRA LA REGION DE LOS CINTURONES DE ASTEROIDES…KE SEPARA EL SISTEMA SOLAR INTERIOR DEL EXTERIOR…

HAY VARIOS CINTURONES Y CUERPOS COMO ASTEROIDES COMETAS PLANETOIDES Y PLANETAS ENANOS COMO CERES…

ES OFICIALMENTE ACEPTADO KE AHI SE PRODUJO UNA GRAN COLISION ASTRONOMIKA KE CAUSO EL RESULTADO ACTUAL TANTO DEL CINTURON DE ASTEROIDES…COMO DE LA SITUAZION CLIMATICA Y GEOFISIKA DE MARTE…Y TAMBIEN DE OTROS CUERPOS DEL SISTEMA SOLAR INCLUIDA LA TIERRA…
(SEGUN LAS NEOTEORIAS OFICIALES…UN PLANETA DE MAGNITUD MENOR A LA TERRESTRE CAUSO UNA DESTRUCCION EN ESA ZONA…AUNKE LA EVIDENCIA REVELA KE HAY MUCHO MAS KE DECIR AL RESPECTO…Y KE LA TEORIA OFICIAL ESTA LLENA DE INCOGNITAS KE APUNTAN A UNA CAUSA MAYOR)…X

TAMBIEN PODRIA Y ES RELAZIONADO CON EL CALENTAMIENTO PLANETARIO Y LOS CAMBIOS CLIMATICOS ESPACIALES EN EL SISTEMA

COMO EL CAMBIO CLIMATICO EN MARTE Y VENUS

Marte (planeta)

De Wikipedia, la enciclopedia libre

Marte Símbolos astronómico de Marte (planeta)

Mars Valles Marineris.jpeg

Elementos orbitales
Inclinación 1,85061375455799’8
Excentricidad 0,09341233
Período orbital sideral 686,98 días
Período orbital sinódico 779,95 días
Velocidad orbital media 24,1309 km/s
Radio orbital medio 227.936.640 km

1,523 UA

Satélites 2
Características físicas
Masa 6,4191 × 1023 kg
Densidad 3,94 g/cm³
Área de superficie 144 millones km²
Diámetro 6.794,4 km
Gravedad 3,71 m/s²
Velocidad de escape 5,02 km/s
Periodo de rotación 24,6229 horas
Inclinación axial 25,19°
Albedo 0,15
Características atmosféricas
Presión 0,7-0,9 kPa
Temperatura
Mínima 186 K, -87 °C
Media 227 K, -46 ºC
Máxima 268 K, -5 °C[1]
Composición
CO2 95,32%
Nitrógeno 2,7%
Argón 1,6%
Oxígeno 0,13%
CO 0,07%
Vapor de agua 0,03%
Neón Trazas
Criptón
Xenón
Ozono
Metano

Earth Mars Comparison.jpg

Comparación con la Tierra

Marte, apodado a veces como el Planeta Rojo, es el cuarto planeta del Sistema Solar. Forma parte de los llamados planetas telúricos (de naturaleza rocosa, como la Tierra) y es el planeta interior más alejado del Sol. Es, en muchos aspectos, el más parecido a la Tierra.

Tycho Brahe midió con gran precisión el movimiento de Marte en el cielo. Los datos sobre el movimiento retrógrado aparente (lazos) permitieron a Kepler hallar la naturaleza elíptica de su órbita y determinar las leyes del movimiento planetario conocidas como leyes de Kepler.

Forma parte de los planetas superiores a la Tierra, que son aquellos que nunca pasan entre el Sol y la Tierra. Sus fases están poco marcadas, hecho que es fácil de demostrar geométricamente. Considerando el triángulo Sol-Tierra-Marte, el ángulo de fase es el que forman el Sol y la Tierra vistos desde Marte. Alcanza su valor máximo en las cuadraturas cuando el triángulo STM es rectángulo en la Tierra. Para Marte, este ángulo de fase no es nunca mayor de 42º, y su aspecto de disco giboso es análogo al que presenta la Luna 3,5 días antes o después de la Luna llena. Esta fase, visible con un telescopio de aficionado, no logró ser vista por Galileo, quien sólo supuso su existencia.

Contenido

Características físicas

Tiene forma elipsoidal, con un diámetro ecuatorial de 6.794 km y el polar de 6.750 km. Medidas micrométricas muy precisas han dado un achatamiento de 0,01, tres veces mayor que el de la Tierra. A causa de este achatamiento, el eje de rotación está afectado por una lenta precesión debida a la atracción del Sol sobre el abultamiento ecuatorial del planeta. La precesión lunar, que en la Tierra es dos veces mayor que la solar, no tiene su equivalente en Marte.

Con este diámetro, su volumen es de 15 centésimas el terrestre y su masa solamente de 11 centésimas. En consecuencia, la densidad es inferior a la de la Tierra: 3,94 en relación con el agua. Un cuerpo transportado a Marte pesaría 1/3 de su peso en la Tierra, debido a la poca fuerza gravitatoria.

Rotación y traslación

  • Se conoce con exactitud lo que dura la rotación de Marte debido a que las manchas que se observan en su superficie, oscuras y bien delimitadas, son excelentes puntos de referencia. Fueron observadas por primera vez en 1659 por Huygens que asignó a su rotación la duración de un día. En 1666, Giovanni Cassini la fijó en 24 h 40 min, valor muy aproximado al verdadero. Trescientos años de observaciones de Marte han dado por resultado establecer el valor de 24 h 37 min 22,7 s para el día sideral (el período de rotación de la Tierra es de 23 h 56 min 4,1 s).

De la duración del día sideral se deduce fácilmente que el día solar tiene en Marte una duración de 24 h 39 min 35,3 s.

El día solar medio o tiempo entre dos pasos consecutivos del Sol medio por el meridiano del lugar, dura 24 h 41 min 18,6 s. El día solar en Marte tiene, igual que el de la Tierra, una duración variable, lo cual se debe a que los planetas siguen órbitas elípticas alrededor del Sol que no se recorren con uniformidad. No obstante, en Marte la variación es mayor por su elevada excentricidad.

Para mayor comodidad en sus trabajos, los responsables de las misiones norteamericanas de exploración de Marte por sondas automáticas han decidido unilateralmente dar al día marciano el nombre de sol, sin preocuparse por el hecho de que esa palabra significa suelo en francés y designa en castellano la luz solar o, escrito con mayúscula, el astro central de nuestro sistema planetario.

  • El año marciano dura 687 días terrestres o 668.6 soles. Un calendario marciano podría constar de dos años de 668 días por cada tres años de 669 días.
  • Los polos de Marte están señalados por dos casquetes polares de color blanco deslumbrante, que han facilitado mucho la determinación del ángulo que forma el ecuador del planeta con el plano de su órbita, ángulo equivalente para Marte a la oblicuidad de la eclíptica en la Tierra. Las medidas hechas por Camichel sobre clichés obtenidos en el observatorio francés del Pic du Midi, han dado para este ángulo 24º 48’. Desde la exploración espacial se acepta un valor de 25,19º, un poco mayor que la oblicuidad de la eclíptica (23º 27’), motivo por el cual, Marte tiene períodos estacionales similares a los de la Tierra, aunque sus estaciones son más largas, dado que un año marciano es casi dos veces más largo que un año terrestre.

Geología

La ciencia que estudia la superficie de Marte se llama areografía (de Ares, dios de la guerra entre los griegos).

Marte es un mundo mucho más pequeño que la Tierra. Sus principales características, en proporción con las del globo terrestre, son las siguientes: diámetro 53%, superficie 28%, masa 11%. Como los océanos cubren el 71% de la superficie terrestre y Marte carece de mares las tierras de ambos mundos tienen aproximadamente la misma superficie.

La superficie de Marte presenta características morfológicas tanto de la Tierra como de la Luna: cráteres de impacto, campos de lava, volcanes, cauces secos de ríos y dunas de arena. Su composición es fundamentalmente basalto volcánico con un alto contenido en óxidos de hierro que proporcionan el característico color rojo de la superficie. Por su naturaleza, se asemeja a la limonita, óxido de hierro muy hidratado. Así como en las cortezas de la Tierra y de la Luna predominan los silicatos y los aluminatos, en el suelo de Marte son preponderantes los ferrosilicatos. Sus tres constituyentes principales son, por orden de abundancia, el oxígeno, el silicio y el hierro. Contiene: 20,8% de sílice, 13,5% de hierro, 5% de aluminio, 3,8% de calcio, y también titanio y otros componentes menores.

Marte observado por el Telescopio espacial Hubble.

  • Desde la Tierra, mediante telescopios, se observan unas manchas oscuras y brillantes que no se corresponden a accidentes topográficos sino que aparecen si el terreno está cubierto de polvo oscuro (manchas de albedo). Éstas pueden cambiar lentamente cuando el viento arrastra el polvo. La mancha oscura más característica es Syrtis Major, una pendiente menor del 1% y sin nada resaltable.
  • La superficie de Marte presenta también unas regiones brillantes de color naranja rojizo, que reciben el nombre de desiertos, y que se extienden por las tres cuartas partes de la superficie del planeta, dándole esa coloración rojiza característica o, mejor dicho, el de un inmenso pedregal, ya que el suelo se halla cubierto de piedras, cantos y bloques.
  • Un enorme escalón, cercano al ecuador, divide a Marte en dos regiones claramente diferenciadas: un norte llano, joven y profundo y un sur alto, viejo y escarpado, con cráteres similares a las regiones altas de la Luna. En contraste, el hemisferio norte tiene llanuras mucho más jóvenes, y con una historia más compleja. Parece haber una brusca elevación de varios kilómetros en el límite. Las razones de esta dicotomía global son desconocidas.
  • Hay cráteres de impacto distribuidos por todo Marte, pero en el hemisferio sur hay una vieja altiplanicie de lava basáltica semejante a los mares de la Luna, sembrada de cráteres de tipo lunar. Pero el aspecto general del paisaje marciano difiere al que presenta nuestro satélite como consecuencia de la existencia de atmósfera. En concreto, el viento cargado de partículas sólidas produce una ablación que, en el curso de los tiempos geológicos, ha arrasado muchos cráteres. Éstos son, por consiguiente, mucho menos numerosos que en la Luna y la mayor parte de ellos tienen las murallas más o menos desgastadas por la erosión. Por otra parte, los enormes volúmenes de polvo arrastrados por el viento cubren los cráteres menores, las anfractuosidades del terreno y otros accidentes poco importantes del relieve. Entre los cráteres de impacto destacados del hemisferio sur está la cuenca de impacto Hellas Planitia, la cual tiene 6 km de profundidad y 2.000 km de diámetro. Muchos de los cráteres de impacto más recientes tienen una morfología que sugiere que la superficie estaba húmeda o llena de barro cuando ocurrió el impacto.
  • El campo magnético marciano es muy débil, unas 2 milésimas del terrestre y con una polaridad invertida respecto a la Tierra.

Geografía

Véase también: Geografía de Marte

La superficie de Marte conserva las huellas de grandes cataclismos que no tienen equivalente en la Tierra:

Mapa topográfico de Marte. Accidentes notables: Volcanes de Tharsis al oeste (incluyendo Olympus Mons), Valles Marineris al este de Tharsis, y Hellas en el hemisferio sur.

Una característica que domina parte del hemisferio norte, es la existencia de un enorme abultamiento que contiene el complejo volcánico de Tharsis. En él se encuentra Olympus Mons, el mayor volcán del Sistema Solar. Tiene una altura de 25 km (más de dos veces y media la altura del Everest sobre un globo mucho más pequeño que el de la Tierra) y su base tiene una anchura de 600 km. Las coladas de lava han creado un zócalo cuyo borde forma un acantilado de 6 km de altura. Hay que añadir la gran estructura colapsada de Alba Patera. Las áreas volcánicas ocupan el 10% de la superficie del planeta. Algunos cráteres muestran señales de reciente actividad y tienen lava petrificada en sus laderas. A pesar de estas evidencias, no fue hasta mayo de 2007 cuando el Spirit, descubrió, con un grado alto de certeza, el primer depósito volcánico signo de una antigua actividad volcánica en la zona denominada Home Plate [2], (una zona con lecho rocoso de unos dos metros de altura y fundamentalmente basáltica, que debió formarse debido a flujos de lava en contacto con el agua líquida), situada en la base interior del cráter Gusev. Una de las mejores pruebas es la que los investigadores llaman “bomb sag” (la marca de la bomba). Cuando se encuentran la lava y el agua, la explosión lanza trozos de roca por el aire. Uno de esos trozos que explotan en el aire vuelve a caer y se encaja en depósitos más blandos.

Cercano al Ecuador y con una longitud de 2.700 km, una anchura de hasta 500 km y una profundidad de entre 2 y 7 km, Valles Marineris es un cañón que deja pequeño al Cañón del Colorado. Se formó por el hundimiento del terreno a causa de la formación del abultamiento de Tharsis.

Hay una clara evidencia de erosión en varios lugares de Marte tanto por el viento como por el agua. Existen en la superficie largos valles sinuosos que recuerdan lechos de ríos (actualmente secos pues el agua líquida no puede existir en la superficie del planeta en las actuales condiciones atmosféricas). Esos inmensos valles pueden ser el resultado de fracturas a lo largo de las cuales han corrido raudales de lava y, más tarde, de agua.

Valle Marineris

El Monte Olimpo visto desde la órbita de Marte.

La superficie del planeta conserva verdaderas redes hidrográficas, hoy secas, con sus valles sinuosos entallados por las aguas de los ríos, sus afluentes, sus brazos, separados por bancos de aluviones que han subsistido hasta nuestros días. Todos estos detalles de la superficie sugieren un pasado con otras condiciones ambientales en las que el agua causó estos lechos mediante inundaciones catastróficas. Algunos sugieren la existencia, en un pasado remoto, de lagos e incluso de un vasto océano en la región boreal del planeta. Todo parece indicar que fue hace unos 4.000 millones de años y por un breve período de tiempo, en la denominada era Noeica.

Al igual que la Luna y Mercurio, Marte no presenta tectónica de placas activa, como la Tierra. No hay evidencias de movimientos horizontales recientes en la superficie tales como las montañas por plegamiento tan comunes en la Tierra. No obstante la Mars Global Surveyor en órbita alrededor de Marte ha detectado en varias regiones del planeta extensos campos magnéticos de baja intensidad. Este hallazgo inesperado de un probable campo magnético global, activo en el pasado y hoy desaparecido, puede tener interesantes implicaciones para la estructura interior del planeta.

Recientemente, estudios realizados con ayuda de las sondas Mars Reconnaissance Orbiter y Mars Global Surveyor han mostrado que muy posiblemente el hemisferio norte de Marte es una enorme cuenca de impacto de forma elíptica conocida cómo Cuenca Borealis de 8500 kilómetros de diámetro que cubre un 40% de la superficie del planeta -la mayor del Sistema Solar, superando con mucho a la Cuenca Aitken de la Luna- que pudo haberse formado hace 3900 millones de años por el impacto de un objeto de 2000 kilómetros de diámetro. Posteriormente a la formación de dicha cuenca se formaron volcanes gigantes a lo largo de su borde, que han hecho difícil su identificación.[2]

Características atmosféricas

Véase también: Ionosfera marciana

Ionograma de la ionosfera marciana realizado por el radar MARSIS de la Mars Express.

La atmósfera de Marte es muy tenue con una presión superficial de sólo 7 a 9 hPa frente a los 1033 hPa de la atmósfera terrestre. Esto representa una centésima parte de la terrestre. La presión atmosférica varía considerablemente con la altitud, desde casi 9 hPa en las depresiones más profundas, hasta 1 hPa en la cima del Monte Olimpo. Su composición es fundamentalmente: dióxido de carbono (95,3%) con un 2,7% de nitrógeno, 1,6% de argón y trazas de oxígeno molecular (0,15%) monóxido de carbono (0,07%) y vapor de agua (0,03%). La proporción de otros elementos es ínfima y escapa su dosificación a la sensibilidad de los instrumentos hasta ahora empleados. El contenido de ozono es 1000 veces menor que en la Tierra, por lo que esta capa, que se encuentra a 40 km de altura, es incapaz de bloquear la radiación ultravioleta.

La atmósfera es lo bastante densa como para albergar vientos muy fuertes y grandes tormentas de polvo que, en ocasiones, pueden abarcar el planeta entero durante meses. Este viento es el responsable de la existencia de dunas de arena en los desiertos marcianos. La nubes pueden presentarse en tres colores: blancas, amarillas y azules. Las nubes blancas son de vapor de agua condensada o de dióxido de carbono en latitudes polares. Las amarillas, de naturaleza pilosa, son el resultado de las tormentas de polvo y están compuestas por partículas de tamaño en torno a 1 micra. La bóveda celeste marciana es de un suave color rosa salmón debido a la dispersión de la luz por los granos de polvo muy finos procedentes del suelo ferruginoso.

En invierno, en las latitudes medias, el vapor de agua se condensa en la atmósfera y forma nubes ligeras de finísimos cristales de hielo. En las latitudes extremas, la condensación del anhídrido carbónico forma otras nubes que constan de cristales de nieve carbónica.

La débil atmósfera marciana produce un efecto invernadero que aumenta la temperatura superficial unos 5 grados; mucho menos que lo observado en Venus y en la Tierra.

La atmósfera marciana ha sufrido un proceso de evolución considerable por lo que es una atmósfera de segunda generación. La atmósfera primigenia, formada poco después que el planeta, ha dado paso a otra, cuyos elementos provienen de la actividad geológica del planeta. Así, el vulcanismo vierte a la atmósfera determinados gases, entre los cuales predominan el gas carbónico y el vapor de agua. El primero queda en la atmósfera, en tanto que el segundo tiende a congelarse en el suelo frío. El nitrógeno y el oxígeno no son producidos en Marte más que en ínfimas proporciones. Por el contrario, el argón es relativamente abundante en la atmósfera marciana. Esto no es de extrañar: los elementos ligeros de la atmósfera (hidrógeno, helio, etc.) son los que más fácilmente se escapan en el espacio interplanetario dado que sus átomos y moléculas alcanzan la velocidad de escape; los gases más pesados acaban por combinarse con los elementos del suelo; el argón, aunque ligero, es lo bastante pesado como para que su escape hidrodinámico hacia el espacio interplanetario sea difícil y, por otra parte, al ser un gas neutro o inerte, no se combina con los otros elementos por lo que va acumulándose con el tiempo.

Distribución desigual del gas metano en la atmósfera de Marte.[3]

En los inicios de su historia, Marte pudo haber sido muy parecido a la Tierra. Al igual que en nuestro planeta la mayoría de su dióxido de carbono se utilizó para formar carbonatos en las rocas. Pero al carecer de una tectónica de placas es incapaz de reciclar hacia la atmósfera nada de este dióxido de carbono y así no puede mantener un efecto invernadero significativo.

No hay cinturón de radiación, aunque sí hay una débil ionosfera que tiene su máxima densidad electrónica a 130 km de altura.

Aunque no hay evidencia de actividad volcánica actual, recientemente la nave europea Mars Express y medidas terrestres obtenidas por el telescopio Keck desde la Tierra han encontrado trazas de gas metano en una proporción de 10 partes por 1000 millones. Este gas sólo puede tener un origen volcánico o biológico. El metano no puede permanecer mucho tiempo en la atmósfera; se estima en 400 años el tiempo en desaparecer de la atmósfera de Marte, ello implica que hay una fuente activa que lo produce. La pequeña proporción de metano detectada, muy poco por encima del límite de sensibilidad instrumental, impide por el momento dar una explicación clara de su origen, ya sea volcánico y/o biológico.[3] La misión del aterrizador Mars Science Laboratory incluirá equipo para comparar las proporciones de los isótopos C-12, C-13, y C-14 presentes en dióxido de carbono y en metano, para así determinar el origen del metano.

El agua en Marte

El punto de ebullición depende de la presión y si ésta es excesivamente baja, el agua no puede existir en estado líquido. Eso es lo que ocurre en Marte: si ese planeta tuvo abundantes cursos de agua fue porque contaba también con una atmósfera mucho más densa que proporcionaba también temperaturas más elevadas. Al disiparse la mayor parte de esa atmósfera en el espacio, y disminuir así la presión y bajar la temperatura, el agua desapareció de la superficie de Marte. Ahora bien, subsiste en la atmósfera, en estado de vapor, aunque en escasas proporciones, así como en los casquetes polares, constituidos por grandes masas de hielos perpetuos.

Todo permite suponer que entre los granos del suelo existe agua congelada, fenómeno que, por lo demás, es común en las regiones muy frías de la Tierra. En torno de ciertos cráteres marcianos se observan unas formaciones en forma de lóbulos cuya formación solamente puede ser explicada admitiendo que el suelo de Marte está congelado. También se dispone de fotografías de otro tipo de accidente del relieve perfectamente explicado por la existencia de un gelisuelo. Se trata de un hundimiento del suelo de cuya depresión parte un cauce seco con la huella de sus brazos separados por bancos de aluviones.

Se encuentra también en paredes de cráteres o en valles profundos donde no incide nunca la luz solar, accidentes que parecen barrancos formados por torrentes de agua y los depósitos de tierra y rocas transportados por ellos. Sólo aparecen en latitudes altas del hemisferio Sur.

La comparación con la geología terrestre sugiere que se trata de los restos de un suministro superficial de agua similar a un acuífero. De hecho, la sonda Mars Reconnaissance Orbiter ha detectado grandes glaciares enterrados con extensiones de docenas de kilómetros y profundidades del orden de 1 kilómetro, los cuales se extienden desde los acantilados y las laderas de las montañas y que se hallan a latitudes más bajas de lo esperado. Ésa misma sonda también ha descubierto que el hemisferio norte de Marte tiene un mayor volumen de agua helada.[4]

Otra prueba a favor de la existencia de grandes cantidades de agua en el pasado marciano, en la forma de océanos que cubrían una tercera parte del planeta ha sido dada por el espectrómetro de rayos gamma de la sonda Mars Odyssey, el cual ha delimitado lo que parece ser las líneas de costa de dos antiguos oceános.[5]

También subsiste agua marciana en la atmósfera del planeta, aunque en proporción tan ínfima (0,01%) que, de condensarse totalmente sobre la superficie de Marte, formaría sobre ella una película líquida cuyo espesor sería aproximadamente de la centésima parte de un milímetro. A pesar de su escasez, ese vapor de agua participa de un ciclo anual. En Marte, la presión atmosférica es tan baja que el vapor de agua se solidifica en el suelo, en forma de hielo, a la temperatura de –80ºC. Cuando la temperatura se eleva de nuevo por encima de ese límite el hielo se sublima, convirtiéndose en vapor sin pasar por el estado líquido.

El análisis de algunas imágenes muestra lo que parecen ser gotas de agua líquida que salpicaron las patas de la sonda Phoenix tras su aterrizaje[6]

Casquetes polares

Polo norte de Marte

Animación de una zanja excavada el día 15 de junio de 2008 por la sonda Phoenix cerca del Polo Norte de Marte. Unos trozos de material subliman en la esquina inferior izquierda.

La superficie del planeta presenta diversos tipos de formaciones permanentes, entre las cuales las más fáciles de observar son dos grandes manchas blancas situadas en las regiones polares, una especie de casquetes polares del planeta. Cuando llega la estación fría, el depósito de hielo perpetuo empieza por cubrirse con una capa de escarcha debida a la condensación del vapor de agua atmosférico. Luego, al seguir bajando la temperatura desaparece el agua congelada bajo un manto de nieve carbónica que extiende al casquete polar hasta rebasar a veces el paralelo de los 60º. Ello es así porque se congela parte de la atmósfera de CO2. Recíprocamente en el hemisferio opuesto, la primavera hace que la temperatura suba por encima de –120ºC, lo cual provoca la sublimación de la nieve carbónica y el retroceso del casquete polar; luego, cuando el termómetro se eleva a más de – 80ºC, se sublima, a su vez, la escarcha; sólo subsisten entonces los hielos permanentes, pero ya el frío vuelve y éstos no sufrirán una ablación importante.

La masa de hielo perpetuo tiene un tamaño de unos 100 km de diámetro y unos 10 m de espesor. Así pues los casquetes polares están formados por una capa muy delgada de hielo de CO2 (“hielo seco”) y quizá debajo del casquete Sur haya hielo de agua. En cien años de observación el casquete polar Sur ha desaparecido dos veces por completo, mientras el Norte no lo ha hecho nunca.

Los casquetes polares muestran una estructura estratificada con capas alternantes de hielo y distintas cantidades de polvo oscuro.

La masa total de hielo del casquete polar Norte equivale a la mitad del hielo que existe en Groenlandia. Además el hielo del polo Norte de Marte se asienta sobre una gran depresión del terreno estando cubierto por “hielo seco”.

El 19 de junio de 2008 la NASA afirmó que la sonda Phoenix debió haber encontrado hielo al realizar una excavación cerca del Polo Norte de Marte. Unos trozos de material sublimaron después de ser descubiertos el 15 de junio por un brazo de robot.[7] [8]

El 31 de julio de 2008 la NASA confirma que una de las muestras de suelo marciano introducidas en uno de los hornos del TEGA (Thermal and Evolved-Gas Analyzer), un instrumento que forma parte de la sonda, contenía hielo de agua.[9]

Géisers en el polo sur

“Manchas oscuras” en las dunas del polo sur de Marte.

Concepto de la NASA: “Geysers on Mars”. Las manchas son producto de erupciones frías de hielo subterraneo que ha sido sublimado.

Durante 1998-1999, el sistema orbital Mars Global Surveyor de la NASA detectó manchas oscuras en las dunas de la capa de hielo del polo sur, entre las latitudes 60°- 80°. La peculiaridad de estas manchas, es que el 70% de ellas recurre anualmente en el mismo lugar del año anterior. Las manchas de las dunas aparecen al principio de cada primavera y desaparecen al principio de cada invierno, por lo que un equipo de científicos de Budapest, ha propuesto que estas manchas podrían ser de origen biológico y de carácter extremófilo.[10] [11]

Por su parte, la NASA ha concluído que las manchas son producto de erupciones frias de géisers, los cuales son alimentados no por energía geotérmica sino por energía solar. Científicos de la NASA explican que la luz del sol calienta el interior del hielo polar y lo sublima a una profundidad máxima de 1 metro, creando una red de túneles horizontales con gas de dióxido de carbono (CO2) bajo presión. Eventualmente, el gas escapa por una fisura y acarrea consigo partículas de arena basáltica a la superficie.[12] [13] [14] [15] [16]

Climatología

Véase también: Clima de Marte

No se dispone todavía de datos suficientes sobre la evolución térmica marciana. Por hallarse Marte mucho más lejos del Sol que la Tierra, sus climas son más fríos, y tanto más por cuanto la atmósfera, al ser tan tenue, retiene poco calor: de ahí que la diferencia entre las temperaturas diurnas y nocturnas sea más pronunciada que en nuestro planeta. A ello contribuye también la baja conductividad térmica del suelo marciano.

La temperatura en la superficie depende de la latitud y presenta variaciones estacionales. La temperatura media superficial es de unos 218 K (-55ºC). La variación diurna de las temperaturas es muy elevada como corresponde a una atmósfera tan tenue. Las máximas diurnas, en el ecuador y en verano, pueden alcanzar los 20 ºC o más, mientras las máximas nocturnas pueden alcanzar fácilmente -80ºC. En los casquetes polares, en invierno las temperaturas pueden bajar hasta -130ºC.

Enormes tormentas de polvo, que persisten durante semanas e incluso meses, oscureciendo todo el planeta pueden surgir de repente. Están causadas por vientos de más de 150 km/h. Dichas tormentas pueden alcanzar dimensiones planetarias.

Durante un año marciano. parte del CO2 de la atmósfera se condensa en el hemisferio donde es invierno, o se sublima del polo a la atmósfera cuando es verano. En consecuencia la presión atmósferica tiene una variación anual.

Las estaciones en Marte

Al igual que en la Tierra, el ecuador marciano está inclinado respecto al plano de la órbita un ángulo de 25º,19. La primavera comienza en el hemisferio Norte en el equinoccio de primavera cuando el Sol atraviesa el punto Vernal pasando del hemisferio Sur al Norte (Ls=0 y creciendo). En el caso de Marte esto tiene también un sentido climático. Los días y las noches duran igual y comienza la primavera en el hemisferio Norte. Esta dura hasta que LS=90º solsticio de verano en que el día tiene una duración máxima en el hemisferio Norte y mínima en el Sur.

Análogamente, Ls = 90°, 180°, y 270° indican para el hemisferio Norte el solsticio de verano, equinoccio otoñal, y el solsticio invernal, respectivamente mientras que en el hemisferio Sur es al revés. Por ser la duración del año marciano aproximadamente doble que el terrestre también lo es la duración de las estaciones.

La diferencia entre sus duraciones es mayor porque la excentricidad de la órbita marciana es mucho mayor que la terrestre. La comparación con las estaciones terrestres muestra que, así como la duración de éstas difiere a lo sumo en 4,5 días, en Marte, debido a la gran excentricidad de la órbita, la diferencia llega a ser primeramente de 51 soles.

Actualmente el hemisferio Norte goza de un clima más benigno que el hemisferio Sur. La razón es evidente: el hemisferio Norte tiene otoños e inviernos cortos y además cuando el Sol está en el perihelio lo cual dada la excentricidad de la órbita del planeta, hace que sean más benignos. Además la primavera y el verano son largos, pero estando el Sol en el afelio son más fríos que los del hemisferio Sur. Para el hemisferio Sur la situación es la inversa. Hay pues una compensación parcial entre ambos hemisferios debido a que las estaciones de menos duración tienen lugar estando el planeta en el perihelio y entonces recibe del Sol más luz y calor. Debido a la retrogradación del punto Vernal y al avance del perihelio, la situación se va decantando cada vez más.

Clima marciano en el pasado

Hay un gran debate respecto a la historia pasada de Marte. Para unos, Marte albergó en un pasado grandes cantidades de agua y tuvo un pasado cálido, con una atmósfera mucho más densa, el agua fluyendo por la superficie y excavando los grandes canales que surcan su superficie.

La orografía de Marte presenta un hemisferio norte que es una gran depresión y donde los partidarios de Marte húmedo sitúan al Oceanus Borealis, un mar cuyo tamaño sería similar al Mar Mediterráneo.

El agua de la atmósfera marciana posee deuterio cinco veces más que en la Tierra. Esta anomalía, también registrada en Venus, se interpreta como que los dos planetas tenían mucha agua en el pasado pero que acabaron perdiéndola.

Los recientes descubrimientos del robot de la NASA Opportunity, avalan la hipótesis de un pasado húmedo.

A finales de 2005 surgió la polémica sobre las interpretaciones dadas a determinadas formaciones de rocas que exigían la presencia de agua, proponiéndose una explicación alternativa que rebajaba la necesidad de agua a cantidades mucho menores y reducía el gran mar o lago ecuatorial a una simple charca donde nunca había existido más de un palmo de agua salada. Algunos científicos han criticado el hecho de que la NASA sólo investiga en una dirección buscando evidencias de un Marte húmedo y descartando las demás hipótesis.

Así pues tendríamos en Marte tres eras. Durante los primeros 1000 millones de años un Marte calentado por una atmósfera que contenía gases de efecto invernadero suficientes para que el agua fluyese por la superficie y se formaran arcillas, la era Noeica que sería el anciano reducto de un Marte húmedo y capaz de albergar vida. La segunda era duró de los 3800 a los 3500 millones de años y en ella ocurrió el cambio climático, y la era más reciente y larga que dura casi toda la historia del planeta y que se extiende de los 3500 millones de años a la actualidad con un Marte tal como lo conocemos en la actualidad frío y seco.[cita requerida]

En resumen el paradigma de un Marte húmedo que explicaría los accidentes orográficos de Marte está dejando paso al paradigma de un Marte seco y frío donde el agua ha tenido una importancia mucho más limitada.

Órbita

La órbita de Marte es muy excéntrica (0,09): entre su afelio y su perihelio, la distancia del planeta al Sol difiere en unos 42,4 millones de kilómetros. Gracias a las excelentes observaciones de Tycho Brahe, Kepler se dio cuenta de esta separación y llegó a descubrir la naturaleza elíptica de las órbitas planetarias consideradas hasta entonces como circulares.

Este efecto tiene una gran influencia en el clima marciano, la diferencia de distancias al Sol causa una variación de temperatura de unos 30ºC en el punto subsolar entre el afelio y el perihelio.

Si dentro de esa órbita se dibuja la de la Tierra, cuya elipse es mucho menos alargada, puede observarse también que la distancia de la Tierra a Marte se halla sujeta a grandes variaciones. En el momento de la conjunción, es decir, cuando el Sol está situado entre ambos planetas, la distancia entre éstos puede ser de 399 millones de kilómetros y el diámetro aparente de Marte es de 3,5″. Durante las oposiciones más favorables esa distancia queda reducida a menos de 56 millones de kilómetros y el diámetro aparente de Marte es de 25″, alcanzando una magnitud de -2,8 (siendo entonces el planeta más brillante con excepción de Venus). Dada la pequeñez del globo marciano, su observación telescópica presenta interés especialmente entre los períodos que preceden y siguen a las oposiciones.

Sátelites Naturales

Véase también: Satélites de Marte

Marte posee dos pequeños satélites naturales, llamados Fobos y Deimos. Su órbita está muy próxima al planeta. Se cree que son dos asteroides capturados.

Ambos satélites fueron descubiertos en 1877 por Asaph Hall.

Sus nombres fueron puestos en honor a los personajes de la mitología griega que acompañaban a Ares (Marte para la mitología romana).

Desde la superficie de Marte, los satélites se mueven de oeste a este

Fobos es el más grande de los dos.

Asteroides troyanos

Marte posee, como Júpiter, algunos asteroides troyanos en los puntos de Lagrange L4 y L5; los tres asteroides reconocidos oficialmente por la Unión Astronómica Internacional y el Minor Planet Center son: 5261 “Eureka”, 101429 y el 121514.[17]

Cabe mencionar que uno de estos asteroides fue descubierto desde el Observatorio Astronómico de La Sagra en Granada, España, en el año 2007.

Vida

Véase también: Vida en Marte

Las actuales teorías que predicen las condiciones en las que se puede encontrar vida, requieren la disponibilidad de agua en estado líquido. Es por ello tan importante su búsqueda, todavía no hallada en este planeta. Tan solo se ha podido encontrar agua en estado sólido (hielo) y se especula que bajo tierra pueden darse las condiciones ambientales para que el agua se mantenga en estado líquido.

Trazas de gas metano fueron detectadas en la atmósfera de Marte en 2003[18] [19] [20] [21] [22] lo cual es considerado un misterio, ya que bajo las condiciones atmosféricas de Marte y la radiación solar, el metano es inestable y desaparece después de varios años, lo que indica que debe de existir en Marte una fuente productora de metano que mantiene esa concentración en su atmósfera, y que produce un mínimo de 150 toneladas de metano cada año.[23] [24] Se planea que la futura sonda Mars Science Laboratory, incluya un espectrómetro de masas capaz de medir la diferencia entre 14C y 12C para determinar si el metano es de origen biológico o geológico.[25]

No obstante, en el pasado existió agua líquida en abundancia y una atmósfera más densa y protectora; éstas son las condiciones que se creen más favorables que hubo de desarrollarse la vida en Marte. El meteorito ALH84001 que se considera originario de Marte, fue encontrado en la Antártida en diciembre de 1984 por un grupo de investigadores del proyecto ANSMET y algunos investigadores consideran que las formas regulares podrían ser microorganismos fosilizados.[26] [27] [28]

Observación

Cristiaan Huygens hizo las primeras observaciones de áreas oscuras en la superficie de Marte en 1659, y también fue uno de los primeros en detectar los casquetes polares. Otros astrónomos que contribuyeron al estudio de Marte fueron G. Cassini (calculó en 1666 la rotación del planeta en 24 horas y 40 minutos y en 1672 dedujo la existencia de una atmósfera en el planeta), W. Herschel (descubrió la oblicuidad del eje de rotación de Marte y observó nubes marcianas), y J. Schroeter.

En 1837 los astrónomos alemanes Beer y Mädler publicaron el primer mapamundi de Marte, con datos obtenidos de sus observaciones telescópicas, al que seguirían los del británico Dawes a partir de 1852.

El año 1877 presentó una oposición muy cercana a la Tierra, y fue un año clave para los estudios de Marte. El astrónomo estadounidense A. Hall descubrió los satélites Fobos y Deimos, mientras el astrónomo italiano G. Schiaparelli se dedicó a cartografiar cuidadosamente Marte; en efecto, hoy en día, se usa la nomenclatura inventada por él para los nombres de las regiones marcianas (Syrtis Major; Mare Tyrrhenum; Solis Lacus, etc.). Schiaparelli también creyó observar unas líneas finas en Marte, a las cuales bautizó como canali. El problema fue que esta palabra se tradujo al inglés como “canals”, palabra que implica algo artificial.

Esta última palabra despertó la imaginación de mucha gente, especialmente del astrónomo C. Flammarion y del aristócrata P. Lowell. Ellos se dedicaron a especular con que había vida en Marte (los marcianos). Lowell estaba tan entusiasmado con esta idea que se construyó en 1894 su propio observatorio en Flagstaff, Arizona, para estudiar al planeta Marte. Sus observaciones lo convencieron de que no sólo había vida en Marte, sino que esa vida era inteligente: Marte era un planeta que se estaba secando, y una sabia y antigua civilización marciana había construido esos canales para drenar agua de los casquetes polares y enviarla hacia las sedientas ciudades. Con el paso del tiempo, el furor de los canales marcianos se fue disipando, ya que muchos astrónomos ni siquiera podían verlos; de hecho, los canales fueron una ilusión óptica. Hacia los años 1950, ya casi nadie creía en civilizaciones marcianas, pero muchos estaban convencidos de que sí que había vida en Marte en forma de musgos y líquenes primitivos, hecho que se puso en duda al ser Marte visitado por primera vez por una nave espacial en 1965.

Exploración

Véase también: Exploración de Marte

La primera sonda en visitar Marte fue la Marsnik 1, que pasó a 193,000 km de Marte el 19 de junio de 1963, sin conseguir enviar información.

La Mariner 4 en 1965 sería la primera en transmitir desde sus cercanías. Junto a las Mariner 6 y 7 que llegaron a Marte en 1969 sólo consiguieron observar un Marte lleno de cráteres y parecido a la Luna. Fue el Mariner 9 la primera sonda que consiguió situarse en órbita marciana. Realizó observaciones en medio de una espectacular tormenta de polvo y fue la primera en atisbar un Marte con canales que parecían redes hídricas, vapor de agua en la atmósfera, y que sugería un pasado de Marte diferente. La primera nave en aterrizar y transmitir desde Marte es la soviética Marsnik 3, que tocó la superficie a 45ºS y 158ºO a las 13:50:35 GMT del 2 de diciembre de 1971, si bien poco después se estropearía. Posteriormente lo harían las Viking 1 y Viking 2 en 1976. La NASA concluyó como negativos el resultado de sus experimentos biológicos. Sin embargo, en 2007 un médico del Hospital Neuropsiquiátrico Borda en Buenos Aires, Argentina concluyó que los experimentos de las Viking I y Viking 2 fueron consistentes con la presencia de vida microbiana en la superficie del planeta, y propuso una taxonomía que acomodaría la existencia de este supuesto organismo marciano.[29] Esta taxonomía propuesta, no es reconocida por los expertos en la materia.

El 4 de julio de 1997 la Mars Pathfinder aterrizó con pleno éxito en Marte y probó que era posible que un pequeño robot se pasease por el planeta. En 2004 una misión científicamente más ambiciosa llevó a dos robots Spirit y Opportunity que aterrizaron en dos zonas de Marte diametralmente opuestas para analizar las rocas en busca de agua, encontrando indicios de un antiguo mar o lago salado.

La Agencia Espacial Europea (ESA) lanzó la sonda Mars Express en junio de 2003 que actualmente orbita en Marte. A este último satélite artificial de Marte se le suma la nave de la NASA Mars Odyssey, en órbita alrededor de Marte desde octubre de 2001. La NASA lanzó el 12 de agosto de 2005 la sonda Mars Reconnaissance Orbiter, que llegó a la orbita de Marte el 10 de marzo de 2006 y tiene como objetivos principales la búsqueda de agua pasada o presente y el estudio del clima.

En 25 de mayo de 2008, la sonda Phoenix aterrizó cerca del polo norte de Marte; su objetivo primario fue desplegar su brazo robótico y hacer prospecciones a diferentes profundidades para examinar el subsuelo, determinar si hubo o pudo haber vida en Marte, caracterizar el clima de Marte, estudio de la geología de Marte, y efectuar estudios de la historia geológica del agua, factor clave para descifrar el pasado de los cambios climáticos del planeta.

Meteoritos

En 2008, la NASA mantiene un catálogo de 57 meteoritos considerados provenientes de Marte y recuperados en varios países.[30] Estos meteoritos son extremadamente valiosos ya que son las únicas muestras físicas de Marte disponibles para analizar. Los tres meteoritos listados a continuación, exhiben características que algunos investigadores consideran tener indicios de posibles moléculas orgánicas naturales o probables fósiles microscópicos:

Meteorito ALH84001

Imagen obtenida por un microscopio electrónico de estructuras minerales en el interior del meteorito ALH84001.

El meteorito ALH84001 fue encontrado en la Antártida en diciembre de 1984 por un grupo de investigadores del proyecto ANSMET; el meteorito pesa 1,93 kg.[31] Algunos investigadores asumen que las formas regulares podrían ser microorganismos fosilizados, similares a los nanobios o nanobacterias.[26] [27] [28] También se le ha detectado contenido de cierta magnetita que, en la Tierra, solamente se le encuentra en relación con ciertos microorganismos.[32]

Meteorito Nakhla

Meteorito Nakhla.

El meteorito Nakhla, proveniente de Marte, cayó en la Tierra en 28 de junio de 1911, aproximadamente a las 09:00 AM en la localidad de Nakhla, Alejandría, Egipto.[33] [34]

Un equipo de la NASA, de la división de ‘Johnson Space Center’, obtuvo una pequeña muestra de este meteorito en marzo de 1998, la cual fue analizada por medio de microscopía óptica y un microscopio electrónico y otras técnicas para determinar su contenido; los investigadores observaron partículas esféricas de tamaño homogéneo.[35] Así mismo, realizaron análisis mediante cromatografía de gases y espectrometría de masas, (GC-MS) para estudiar los hidrocarburos aromáticos de alto peso molecular. Además, se identificaron en el interior “estructuras celulares y secreciones exopolimericas”. Los científicos de la NASA concluyeron que “al menos un 75% del material orgánico no puede ser contaminación terrestre.”[36] [32]

Esto causó interés adicional por lo que en 2006, la NASA pidió una muestra más grande del meteorito Nakhla al Museo de Historia Natural de Londres. En este segundo espécimen, se observó un alto contenido de carbón en forma de ramificaciónes. Al publicarse las imágenes respectivas en 2006, se abrió un debate por parte de unos investigadores independientes que consideran la posibilidad de que el carbón es de origen biológico. Sin embargo, otros investigadores han recalcado que el carbón es el cuarto elemento más abundante del Universo, por lo que encontrarlo en curiosas formas o patrones, no sugiere la posibilidad de origen biológico.[37] [38]

Meteorito Shergotty

El meteorito Shergotty, de origen marciano y con masa de 4 kg, cayó en Shergotty, India en agosto 25 de 1865, donde testigos lo recuperaron inmediatamente.[39] Éste meteorito está compuesto de piroxeno y se calcula fue formado en Marte hace 165 millones de años y fue expuesto y transformado por agua líquida por muchos años. Ciertas características de este meteorito sugieren la presencia de restos de membranas o películas de posible origen biológico, pero la interpretación de sus formas mineralizadas varía.[32]

Astronomía desde Marte

Órbitas de Fobos y Deimos en torno a Marte

Observación del Sol

Puesta de Sol observada desde la superficie de Marte por el Mars Exploration Rover: Spirit en el cráter Gusev.

Visto desde Marte, el Sol tiene un diámetro aparente de 21′ (en lugar de 31,5′ a 32,6′ que tiene visto desde la Tierra). Los científicos que manejaron al Spirit y Opportunity le hicieron observar una puesta solar. Se pudo observar como desaparece oculto entre el polvo en suspensión en la atmósfera.

Observación de los satélites

Fobos y Deimos (comparación de tamaño)

Marte tiene dos minúsculos satélites, dos peñascos de forma irregular, Fobos y Deimos. El primero mide 27 x 21 x 19 km y el segundo 15 x 12 x 11 km. Deimos gravita a 20.000 km de altitud y Fobos a 6.100 km. A pesar de hallarse tan próximos, estos satélites sólo son visibles en el cielo marciano como puntos luminosos muy brillantes. El brillo de Deimos puede ser comparable al de Venus visto desde la Tierra; el de Fobos es varias veces más intenso.

Fobos da una vuelta en torno a Marte en 7 h 39 min 14 s. Al ser su revolución mucho más rápida que la rotación del planeta sobre sí mismo, el satélite parece como si describiera un movimiento retrógrado: se le ve amanecer por el Oeste y ponerse por el Este. Deimos invierte 30 h 17 min 55 s en recorrer su órbita. Su revolución es, por consiguiente, un poco más duradera que la rotación del planeta, lo cual hace que el satélite se mueva lentamente en el cielo: tarda 64 horas entre su salida, por el Este y su puesta, por el Oeste. Lo más curioso es que durante ese tiempo en que permanece visible, desarrolla dos veces el ciclo completo de sus fases. Otra particularidad de esos satélites es que, por gravitar en el plano ecuatorial del planeta y tan cerca de la superficie de éste, son eternamente invisibles desde las regiones polares: Deimos no puede ser visto desde más arriba del paralelo 82º y Fobos desde las latitudes de más de 69º. Dadas sus pequeñas dimensiones, estas lunas minúsculas apenas pueden disipar las tinieblas de la noche marciana, y ello durante cortos períodos de tiempo, ya que, al gravitar tan cerca del planeta y en órbitas ecuatoriales, pasan la mayor parte de la noche ocultos en el cono de la sombra proyectada por el planeta, o sea sin ser iluminados por la luz solar.

Se ha observado que Fobos sufre una aceleración secular que lo acerca lentamente a la superficie del planeta (tan lentamente que pueden transcurrir aún cien millones de años antes de que se produzca su caída). Esta aceleración es producida por el efecto de las mareas. También se plantea a los astrónomos el problema de los orígenes de esos pequeños astros, ya que ciertas razones se oponen a que sean asteroides capturados y otras a que sean cuerpos formados en torno al planeta al mismo tiempo que él. Además, Fobos presenta características que sugieren que este satélite puede ser un fragmento separado de otro astro mayor.

Observación de los eclipses solares

15-ml-06-phobos2-A067R1.jpg

13-ml-04-deimos-A067R1.jpg

Eclipses entre Fobos, Deimos y el Sol, tal como los vio Opportunity el 10 Marzo de 2004 Fobos (izquierda) y 4 de Marzo de 2004 Deimos (derecha)

Las cámaras de la nave Opportunity captaron el 10 de marzo de 2004 el eclipse parcial de Sol causado por el satélite Fobos. El satélite tapa una gran parte del Sol a causa de que es más grande que Deimos y órbita mucho más cerca de Marte. El eclipse de Deimos captado el 4 de marzo de 2004 es comparable a un tránsito de un planeta.

Observación de la Tierra

Vista desde Marte por los futuros astronautas, la Tierra sería un magnífico lucero azulino y tan brillante como Júpiter, por lo menos durante los períodos favorables (conjunciones inferiores de la Tierra), ya que nuestro globo presentará, visto desde Marte, las mismas fases que Venus vista desde la Tierra. También, al igual que Venus y Mercurio, la Tierra es un astro alternativamente matutino y vespertino. Con un telescopio instalado en Marte podrían apreciarse el espectáculo resultante de la conjugación de los movimientos de la Tierra y de la Luna, así como de la combinación de las fases de ambos astros: paso de la media luna sobre la mitad oscura del disco terrestre; paso del sistema Tierra-Luna ante el disco solar durante los eclipses.

Tránsitos de la Tierra por el disco solar

El 10 de noviembre de 2084 ocurrirá el próximo tránsito de la Tierra por el disco solar visto desde Marte. Estos tránsitos se repiten aproximadamente cada 79 años. Los tránsitos de octubre-noviembre ocurren cuando el planeta Marte está en oposición y cerca del nodo ascendente. Los tránsitos de abril-mayo cuando está en el nodo descendente. El tránsito de 11 de mayo de 1984 previsto por J. Meeus sirvió de inspiración al escritor Arthur C. Clarke para escribir Transit of Earth en el cual un astronauta dejado solo en Marte describe el raro fenómeno astronómico poco antes de morir debido a la falta de oxígeno.

Referencias culturales

Origen del nombre del planeta Marte

Marte era el dios romano de la guerra y su equivalente griego se llamaba Ares. El color rojo del planeta Marte, relacionado con la sangre, favoreció que se le considerara desde tiempos antiguos como un símbolo del dios de la guerra. En ocasiones se hace referencia a Marte como el Planeta Rojo. La estrella Antares, próxima a la eclíptica en la constelación de Scorpio, recibe su nombre como rival (ant-) de Marte, por ser sus brillos parecidos en algunos de sus acercamientos.

Presencia en la literatura

Además de la ya mencionada Transit of Earth, existen numerosas referencias a Marte en la ciencia ficción, tales como:

Referencias

  • Raeburn, Paul. (2003). Marte: descubriendo los secretos del planeta rojo. RBA Revistas. Barcelona, España. ISBN 84-8298-130-7.
  • Asimov, Isaac. (2001). Marte, el planeta rojo. “Colección El libro de Bolsillo, 1169”. Alianza Editorial. Madrid, España. ISBN 84-206-0169-1.
  • Observar Marte : descubrir y explorar el planeta rojo. (2005). Spes Editorial. Barcelona, España. ISBN 84-8332-706-6.
  • Lizondo Fernández, Joaquín (1999). El enigmático Marte. Editorial Telstar. Barcelona, España. ISBN 84-7237-033-X.
  • Raeburn, Paul. (2003). Marte : descubriendo los secretos del planeta rojo. RBA Revistas. Barcelona, España. ISBN 84-8298-130-7.
  • Sersic, José Luis. (2002). La exploración a Marte. “Colección Labor”. Editorial Labor. Cerdanyola, España. ISBN 84-335-2400-3.
  • Lizondo Fernández, Joaquín. (2000). : Más allá de los horizontes de la tierra : Marte, la nueva frontera. Editorial Ronsel. Barcelona, España. ISBN 84-88413-19-X.

Notas

  1. «Mars: Facts & Figures» (Marte: Datos y cifras) (en inglés), en Solar System Exploration, NASA. Consultado el 29-6-2008.
  2. Sondas Espaciales – Sondas de la NASA revelan el mayor cráter del sistema solar
  3. a b EL PAÍS (ed.): «Telescopios terrestres detectan metano en Marte» (en español) (digital) (2009). Consultado el 9 de diciembre de 2009.
  4. La sonda espacial MRO descubre glaciares enterrados en latitudes medias de Marte.
  5. Sondas espaciales. Marte tuvo antiguos océanos, según sugieren los datos de rayos gamma.
  6. La nave Phoenix envía imágenes que podrían ser gotas de agua líquida en Marte
  7. Bright Chunks at Phoenix Lander’s Mars Site Must Have Been Ice (en inglés), NASA (19-6-2008)
  8. La NASA cree haber encontrado la prueba de la existencia de agua en Marte, RTVE (20-6-2008)
  9. «NASA Spacecraft Confirms Martian Water, Mission Extended». Consultado el 1 de Agosto de 2008.
  10. Gánti, T. et al, “Evidence For Water by Mars Odyssey is Compatible with a Biogenic DDS-Formation Process”. (PDF) Lunar and Planetary Science Conference XXXVI (2003)
  11. Horváth, A., et al, “Annual Change of Martian DDS-Seepages”. (PDF) Lunar and Planetary Science Conference XXXVI (2005).
  12. «NASA Findings Suggest Jets Bursting From Martian Ice Cap» NASA. Consultado el 2009-09-15.
  13. Piqueux, Sylvain; Shane Byrne, and Mark I. Richardson (8 August 2003). «Sublimation of Mars’s southern seasonal CO2 ice cap formation of spiders» JOURNAL OF GEOPHYSICAL RESEARCH. Vol. 180. n.º no. E8. pp. 5084. DOI doi:10.1029/2002JE002007. Consultado el 2009-09-05.
  14. «BEHAVIOR OF SOLID CO», Third Mars Polar Science Conference (2003), 2003
  15. «SIMULATIONS OF GEYSER-TYPE ERUPTIONS IN CRYPTIC REGION OF MARTIAN SOUTH» (PDF), Fourth Mars Polar Science Conference, 2006
  16. Kieffer, H. H. (2000), «ANNUAL PUNCTUATED CO2 SLAB-ICE AND JETS ON MARS.» (PDF), Mars Polar Science 2000
  17. Lista de asteroides troyanos de Marte: [1]
  18. Mumma, M. J.; Novak, R. E.; DiSanti, M. A.; Bonev, B. P., “A Sensitive Search for Methane on Mars” (abstract only). American Astronomical Society, DPS meeting #35, #14.18.
  19. Michael J. Mumma. «Mars Methane Boosts Chances for Life». Skytonight.com. Consultado el 2008-08-16.
  20. V. Formisano, S. Atreya T. Encrenaz, N. Ignatiev, M. Giuranna (2004). «Detection of Methane in the Atmosphere of Mars» Science. Vol. 306. n.º 5702. pp. 1758–1761. DOI 10.1126/science.1101732.
  21. V. A. Krasnopolskya, J. P. Maillard, T. C. Owen (2004). «Detection of methane in the martian atmosphere: evidence for life?» Icarus. Vol. 172. n.º 2. pp. 537–547. DOI 10.1016/j.icarus.2004.07.004.
  22. ESA Press release. «Mars Express confirms methane in the Martian atmosphere». ESA. Consultado el 2008-08-16.
  23. Vladimir A. Krasnopolsky (February 2005). «Some problems related to the origin of methane on Mars» Icarus. Vol. Volume 180. n.º Issue 2. pp. 359-367. DOI 10.1016/j.icarus.2005.10.015.
  24. «Mars Express». European Space Agency (August 2008). Consultado el 2008-08-17.
  25. Remote Sensing Tutorial, Section 19-13a – Missions to Mars during the Third Millennium, Nicholas M. Short, Sr., et al., NASA
  26. a b Crenson, Matt (2006-08-06). «After 10 years, few believe life on Mars». Associated Press (on space.com. Consultado el 2006-08-06.
  27. a b McKay, David S., et al (1996) “Search for Past Life on Mars: Possible Relic Biogenic Activity in Martian Meteorite ALH84001”. Science, Vol. 273. no. 5277, pp. 924 – 930. URL accessed August 17, 2008.
  28. a b McKay D. S., Gibson E. K., ThomasKeprta K. L., Vali H., Romanek C. S., Clemett S. J., Chillier X. D. F., Maechling C. R., Zare R. N. (1996). «Search for past life on Mars: Possible relic biogenic activity in Martian meteorite ALH84001» Science. Vol. 273. pp. 924–930. DOI 10.1126/science.273.5277.924PMID 8688069.
  29. Crocco, M. (2007), Los taxones mayores de la vida orgánica y la nomenclatura de la vida en Marte: primera clasificación biológica de un organismo marciano (ubicación de los agen-tes activos de la Misión Vikingo de 1976 en la taxonomía y sistemática biológica). Electro-neurobiología 15 (2), 1-34; http://electroneubio.secyt.gov.ar/First_biological_classification_Martian_organism.pdf
  30. «Mars Meteorites». NASA. Consultado el 2008-08-15.
  31. «Allan Hills 84001». The Meteorolitical Society (April 2008). Consultado el 2008-08-17.
  32. a b c EVIDENCE FOR ANCIENT MARTIAN LIFE. E. K. Gibson Jr., F. Westall, D. S. McKay, K. Thomas-Keprta, S. Wentworth, and C. S. Romanek, Mail Code SN2, NASA Johnson Space Center, Houston TX 77058, USA.
  33. Baalke, Ron (1995). «The Nakhla Meteorite». NASA. Consultado el 2008-08-17.
  34. «Rotating image of a Nakhla meteorite fragment». London Natural History Museum (2008). Consultado el 2008-08-17.
  35. Rincon, Paul (8 February 2006). «Space rock re-opens Mars debate» BBC News. Consultado el 2008-08-17.
  36. C Meyer, C. (2004). «Mars Meteorite Compendium» (PDF). NASA. Consultado el 2008-08-21.
  37. Whitehouse, David (August 27, 1999). «Life on Mars – new claims» BBC News. Consultado el 2008-08-17.
  38. Compilación de la NASA de referencias en investigaciónes hechas sobre el meteorito Nakhla: http://curator.jsc.nasa.gov/antmet/marsmets/nakhla/references.cfm
  39. Meteorito Shergoti

Véase también

Enlaces externos

Vídeos de YouTube

Obtenido de “http://es.wikipedia.org/wiki/Marte_(planeta)

Y POSIBLEMENTE RELAZIONADO KON LAS ANOMALIAS EN LAS ACTIVIDADES  SOLARES COMO OCURRE EN EL PRESENTE CICLO 24

YA KE ES TAMBIEN OFICIALMENTE RECONOCIDO KE ALGO CAUSA LA ENTRADA DE COMETAS Y ASTEROIDES HACIA EL SISTEMA SOLAR INTERIOR CAUSANDO EL PASO E IMPACTO DE ASTEROIDES Y COMETAS…COMETAS MUCHOS DE ELLOS COMO SON EL BORRELLI ESTAN MAS CERCANOS…

Cometa

De Wikipedia, la enciclopedia libre

Cometa Hale-Bopp

Los cometas (del latín cometa y el griego kometes, “cabellera”) son cuerpos celestes constituidos por hielo y rocas que orbitan el Sol siguiendo órbitas muy elípticas. Los cometas, junto con los asteroides, planetas y satélites, forman parte del Sistema Solar. La mayoría de estos cuerpos celestes describen órbitas elípticas de gran excentricidad, lo que produce su acercamiento al Sol con un período considerable. A diferencia de los asteroides, los cometas son cuerpos sólidos compuestos de materiales que se subliman en las cercanías del Sol. A gran distancia (a partir de 5-10 UA) desarrollan una atmósfera que envuelve al núcleo, llamada coma. Esta coma está formada por gas y polvo. Conforme el cometa se acerca al Sol, el viento solar azota la coma y se genera la cola o cabellera característica. La cola está formada por polvo y el gas de la coma ionizado.

Fue después del invento del telescopio que los astrónomos comenzaron a estudiar a los cometas con más detalle, advirtiendo entonces que la mayoría de estos tienen apariciones periódicas. Edmund Halley fue el primero en darse cuenta de esto y pronosticó en 1705 la aparición del cometa Halley en 1758, para el cual calculó que tenía un periodo de 76 años. Sin embargo, murió antes de comprobar su predicción. Debido a su pequeño tamaño y órbita muy alargada, solo es posible ver los cometas cuando están cerca del Sol y por un periodo corto de tiempo.

Los cometas son generalmente descubiertos visual o fotográficamente usando telescopios de campo ancho u otros medios de magnificación óptica, tales como los binoculares. Sin embargo, aún sin acceso a un equipo óptico, es posible descubrir un cometa rasante solar en línea con una computadora y una conexión a Internet. En los años recientes, el Observatorio Rasante Virtual de David (David J. Evans) (DVSO) le ha permitido a muchos astrónomos aficionados de todo el mundo, descubrir nuevos cometas en línea (frecuentemente en tiempo real) usando las últimas imágenes del Telescopio Espacial SOHO.

Contenido

Origen

Los cometas provienen principalmente de dos lugares, la Nube de Oort, situada entre 50.000 y 100.000 UA del Sol, y el Cinturón de Kuiper, localizado más allá de la órbita de Neptuno.

Se cree que los cometas de largo periodo tienen su origen en la Nube de Oort, que lleva el nombre del astrónomo Jan Hendrik Oort. Esto significa que muchos de los cometas que se acercan al Sol siguen órbitas elípticas tan alargadas que sólo regresan al cabo de miles de años. Cuando alguna estrella pasa muy cerca del Sistema Solar, las órbitas de los cometas de la Nube de Oort se ven perturbadas: algunos salen despedidos fuera del Sistema Solar, pero otros acortan sus órbitas. Para explicar el origen de los cometas de corto periodo, como el Halley, Gerard Kuiper propuso la existencia de un cinturón de cometas situados más allá de Neptuno, el Cinturón de Kuiper.

Las órbitas de los cometas están cambiando constantemente: sus orígenes están en el sistema solar exterior, y tienen la propensión a ser altamente afectados (o perturbados) por acercamientos relativos a los planetas mayores. Algunos son movidos a órbitas muy cercanas al Sol (a ras del césped solar) que los destruyen cuando se aproximan, mientras que otros son enviados fuera del sistema solar para siempre.

Se cree que la mayoría de los cometas se originan en la Nube de Oort, a enormes distancias del Sol, y que consisten de restos de la condensación de la nébula solar; los extremos exteriores de esa nébula están lo suficientemente fríos para que el agua exista en estado sólido (más que gaseoso). Los asteroides se originan por la vía de un proceso distinto, empero, los cometas muy viejos han perdido todos sus materiales volátiles y pueden devenir en algo muy parecido a los asteroides. La palabra cometa llegó al inglés a través del latín cometes. Del griego kome, que significa “cabello de la cabeza”. Aristóteles fue el primero que utilizó la derivación “kometes” para describir a estos astros como “estrellas con cabello”.

Composición

Los cometas están compuestos de agua, hielo seco, amoníaco, metano, hierro, magnesio y silicatos. Debido a las bajas temperaturas de los lugares donde se hallan, estas sustancias que componen al cometa se encuentran congeladas. Llegan a tener diámetros de algunas decenas de kilómetros. Algunas investigaciones apuntan que los materiales que componen los cometas son materia orgánica que son determinantes para la vida, y que esto dio lugar para que en la temprana formación de los planetas estos impactaran contra la tierra y dieran origen a los seres vivos.

Cuando se descubre un cometa se ve aparecer como un punto luminoso, con un movimiento perceptible del fondo de estrellas, llamadas fijas. Lo primero que se ve es el núcleo o coma. Luego, cuando el astro se acerca más al Sol, comienza a desarrollar lo que conocemos como la cola del cometa, que le confiere un aspecto fantástico.

Los fotones que provienen del Sol (viento solar) hacen que las sustancias que forman al cometa se empiecen a calentar y se sublimen, pasando directamente de hielo a gas. Los gases del cometa se proyectan hacia atrás, lo que motiva la formación de la cola apunta en dirección opuesta al Sol y extendiéndose millones de kilómetros.

Los cometas presentan diferentes tipos de colas. Las más comunes son la de polvo y la de gas. La cola de gas se dirige siempre en el sentido perfectamente contrario al de la luz del Sol, mientras que la cola de polvo retiene parte de la inercia orbital, alineándose entre la cola principal y la trayectoria del cometa. El choque de los fotones que recibe el cometa como una lluvia, aparte de calor, aportan luz, siendo visible al ejercer el cometa de pantalla; reflejando así cada partícula de polvo la luz solar. En el cometa Hale-Bopp se descubrió un tercer tipo de cola compuesta por iones de sodio.

Cola principal de gas (azul en el esquema) y cola secundaria de polvo (amarillo)

Las colas de los cometas llegan a extenderse de forma considerable, alcanzando millones de kilómetros. En el caso del cometa 1P/Halley, en su aparición de 1910, la cola llegó a medir cerca de 30 millones de kilómetros, un quinto de la distancia de la Tierra al Sol. Cada vez que un cometa pasa cerca del Sol se desgasta, debido a que el material que va perdiendo ya nunca es repuesto. Se espera que, en promedio, un cometa pase unas 2 mil veces cerca del Sol antes de sublimarse completamente. A lo largo de la trayectoria de un cometa, éste va dejando grandes cantidades de pequeños fragmentos de material.

Cuando la Tierra atraviesa la órbita de un cometa, estos fragmentos penetran en la atmósfera en forma de estrellas fugaces o también llamadas lluvia de meteoros. En mayo y octubre se pueden observar las lluvias de meteoros producidas por el material del cometa Halley: las eta Acuáridas y las Oriónidas.

Los astrónomos sugieren que los cometas retienen, en forma de hielo y polvo, la composición de la nebulosa primitiva con que se formó el Sistema Solar y de la cual se condensaron luego los planetas y sus lunas. Por esta razón el estudio de los cometas puede dar indicios de las características de aquella nube primordial.

Historia del estudio de los cometas

Estudio de órbitas

Movimiento de un cometa alrededor del Sol. (A) Sol, (B) Tierra, (C) Cometa

No se estableció definidamente hasta en el siglo XVI si los cometas eran fenómenos atmosféricos u objetos interplanetarios, periodo en que Tycho Brahe realizó estudios que revelaron que éstos debían provenir fuera de la atmósfera terrestre. Luego en el siglo XVII, Edmund Halley utilizó la teoría de la gravitación, desarrollada por Isaac Newton, para intentar calcular el número de órbitas en los cometas. Permitiéndole descubrir que uno de ellos volvía a la cercanía del sol cada 76 ó 77 años aproximadamente. Pronto, éste comenzó a llamarse cometa Halley, y de fuentes antiguas se sabe que ha sido observado por humanos desde 66 a. C.

El segundo cometa al que se le descubrió una órbita periódica fue el cometa Encke, en 1821. Como el cometa de Halley, tuvo el nombre de su calculador, el matemático y físico alemán Johann Encke, que descubrió que era un cometa periódico. El cometa de Encke tiene el más corto periodo de un cometa, solamente 3.3 años, y por consecuencia éste tiene el mayor número de apariciones registradas. Fue también el primer cometa cuya órbita era influida por fuerzas que no eran del tipo gravitacional. A pesar de todo, ahora es un cometa muy tenue para ser visible a simple vista, pudo haber sido un cometa brillante algunos miles de años atrás, antes que su superficie de hielo fuera evaporada. Sin embargo, no se ha sabido si ha sido observado antes de 1786, pero análisis mejorados de su órbita temprana sugieren que corresponde a observaciones mencionadas en fuentes antiguas.

Estudio de sus características físicas

No fue hasta el periodo de la era espacial en que la composición de los cometas fue probada. A principios del Siglo XIX, un matemático alemán, Friedrich Bessel originó la teoría de que habían objetos sólidos en estado de vaporación: del estudio de su brillosidad, Bessel expusó que los movimientos no-gravitacionales del cometa Encke fueron causados por fuerzas de chorro creadas como material evaporado de la superficie del objeto. Esta idea fue olvidada por más de cien años, y luego Fred Lawrence Whipple independientemente propuso la misma idea en 1950. Para Whipple un cometa es un núcleo rocoso mezclado con hielo y gases es decir utilizando su terminología una bola de nieve sucia. El modelo propuesto por ambos pronto comenzó a ser aceptado por la comunidad científica. Fue confirmado cuando una armada de vehículos espaciales voló a través de la nube luminosa de partículas que rodeaban el núcleo congelado del cometa Halley en 1986 para fotografiar el núcleo y observaron los chorros de material que se evaporaba. Luego la sonda Deep Space 1 voló cerca del cometa Borrelly el 21 de septiembre de 2001, confirmando que las características del Halley son comunes en otros cometas también.

Cometas famosos

Algunos de los cometas más famosos (por orden alfabético):

Influencia cultural de los cometas

Representación pictórica del tapiz de Bayeux conmemorando la invasión normanda de Inglaterra del año 1066 y en la que se ve representado el paso del cometa Halley.

Artículo principal: Influencia cultural de los cometas

Los cometas han llamado la atención de los hombres de todas las civilizaciones. Generalmente eran considerados un mal augurio. Se ha relacionado la súbita aparición de cometas con hechos históricos, como batallas, nacimientos (véase Jesucristo) o muertes. Estas creencias perduran hasta nuestros días, aunque tienen mucho menos predicamento que en la antigüedad.

Véase también

Enlaces externos

Obtenido de “http://es.wikipedia.org/wiki/Cometa

PERO OTROS COMO EL CONOCIDO HALLEY EL IKEYA ZHANG CUYOS VIAJES LLEGAN O O VIENEN DE MUCHO MAS LEJOS…

Cometa Ikeya-Seki

De Wikipedia, la enciclopedia libre

El cometa Ikeya Seki (C/1965 S1) fue descubierto independientemente por los astrónomos aficionados Kaoru Ikeya y Tsutomu Seki, con unos 15 minutos de diferencia de uno a otro, el 18 de septiembre de 1965, a las 19h12m, al oeste de la estrella “Alphard” (α Hydrae) con una magnitud estimada de 8, presentándose difuso con condensación. El 19 de septiembre a las 18h57m36s lo confirmaba el Smithsonian Astrophysical Observatory desde Woomera (Australia). Desde un primer momento se le reconoce como un cometa “suicida” o de Kreutz, aumentando su brillo rápidamente. Así en 1 de octubre tuvo una magnitud aproximada de 5,5 y el día 12 del mismo mes, de 2; y una cola de unos cinco grados de longitud. Pasó por el perihelio a 0,007786 u.a. del Sol el 21 de octubre de 1965 a las 4h24m, pudiéndose ser visto en pleno día, tapando con la mano el disco solar. En ese momento pudo tener una magnitud de —10 ó —11. La cola del cometa alcanzó una longitud de 20 a 25 grados en los últimos días de octubre y primeros de noviembre. En su afelio se aleja del astro rey hasta 183,192214 u. a. Su periodo de revolución es de 876,684262 años. Existe una posibilidad de que este cometa fuese el retorno del gran cometa X/1106 C1, que fue visto en plena luz del día en toda Europa.-

De los seis cometas descubiertos por Kaoru Ikeya, el 1966 R1 (Ikeya-Everhart), es parabólico; los restantes de periodos grandísimos:

  • 1963 A1 (Ikeya) con un periodo de 932,490861 años.
  • 1964 N1 (Ikeya) con un periodo de 391,431491 años.
  • 1965 S1 (Ikeya-Seki) con periodo de 876,684262 años.
  • 1967 Y1 (Ikeya-Seki) con periodo de 89.488,683726 años.
  • 153P/Ikeya-Zhang con 373,425796 años de periodo.

Obtenido de “http://es.wikipedia.org/wiki/Cometa_Ikeya-Seki

EN ESTOS PUNTOS HAY MUCHA CONTROVERSIA…

EN TODO LO REFERENTE A CUERPOS COMETARIOS Y OBJETOS TRANSNEPTUNIANOS…

EXISTEN MUCHAS DIFERENCIAS ENTRE LAS TEORIAS OFICIALMENTE ACEPTADAS RESPECTO A MUHOS PUNTOS TODAVIA

PERO LO KE ESTA MUY CLARO PARA MI ES KE FALTAN MUCHAS PIEZAS EN ESTE PUZZLE ROMPECABEZAS…

Y PARA MI ES EVIDENTE KE DESCONOCEMOS MUCHISIMO…

PERO MUCHO NOS LO OCULTAN…

Y COMO PUEDE VERSE YO NO SOY CREYENTE…

POR LO TANTO NO CREERE A LOS ESCEPTIKOS.

ESTA CLARO KE NUESTRA IGNORANCIA GENERAL…AÑADIDA AL SECRETISMO OKULTISMO Y MONOPOLIO DE LA VERDAD POR UNOS POKOS…HACEN KE SOLO UNOS CUANTOS ILUMINADOS LA EXPERIMENTEN EN MAYOR O MENOR MEDIDA…LIMITADA EN FIN

YA KE SOLO LOS AMOS DEL JUEGO ESTAN EN SU PODER

Cinturón de Kuiper

De Wikipedia, la enciclopedia libre

Imagen artística del cinturón de Kuiper y de la nube de Oort.

El cinturón de Kuiper (pronunciado /ˈkaɪpɚ/) es un conjunto de cuerpos de tipo cometa que orbitan el Sol a una distancia entre 30 y 50 ua. El cinturón de Kuiper recibe su nombre en honor a Gerard Kuiper, que predijo su existencia en los años 1960, 30 años antes de las primeras observaciones de estos cuerpos. Pertenecen al grupo de los llamados objetos transneptunianos (TNO, Transneptunian Objects). Los objetos descubiertos hasta ahora poseen tamaños de entre 100 y 1.000 kilómetros de diámetro. Se cree que este cinturón es la fuente de los cometas de corto periodo. El primero de estos objetos fue descubierto en 1992 por un equipo de la Universidad de Hawai.

Contenido

Referencias históricas

El cinturón de Kuiper es llamado en ocasiones como cinturón de Edgeworth o el cinturón de Edgeworth-Kuiper. Hay astrónomos que utilizan nombres más largos todavía como el cinturón de Leonard-Edgeworth-Kuiper. El término objetos transneptunianos es recomendado por varios grupos de astrónomos ya que evita las controversias entre los nombres más personales. Objeto transneptuniano no es un sinónimo sin embargo de objetos del cinturón de Kuiper ya que los primeros engloban también a otros objetos en el exterior del Sistema Solar.

Objetos del cinturón de Kuiper

Comparación de tamaños entre los objetos del Cinturón de Kuiper Sedna y Quaoar con la Tierra, la Luna y Plutón.

Más de 800 objetos del cinturón de Kuiper (KBOs de las siglas anglosajonas Kuiper Belt Objects) han sido observados hasta el momento. Durante mucho tiempo los astrónomos han considerado a Plutón y Caronte como los objetos mayores de este grupo.

Sin embargo el 4 de junio de 2002 se descubrió 50000 Quaoar, un objeto de tamaño inusual. Este cuerpo resultó ser la mitad de grande que Plutón. Al ser también mayor que la luna Caronte pasó a convertirse durante un tiempo en el segundo objeto más grande del cinturón de Kuiper. Otros objetos menores del cinturón de Kuiper se fueron descubriendo desde entonces.

Pero el 13 de noviembre de 2003 se anunció el descubrimiento de un cuerpo de grandes dimensiones mucho más alejado que Plutón al que denominaron Sedna. El objeto 90337 Sedna destronó a Quaoar del puesto de segundo objeto transneptuniano más grande. Su pertenencia al cinturón de Kuiper está cuestionada por algunos astrónomos que lo consideran un cuerpo demasidado lejano, representante quizás del límite inferior de la nube de Oort. En tal caso, 2000 CR105 pertenecería también a esta clase.

La sorpresa llegó el 29 de julio de 2005 cuando se anuncia el descubrimiento de tres nuevos objetos: (136199) Eris, 2005 FY9 y 2003 EL61, ordenados de mayor a menor. Eris revela ser incluso mayor que el propio Plutón por lo que se le ha apodado como el décimo planeta llegándose a considerarlo como el legendario Planeta X. Estrictamente hablando, Eris no pertenece al cinturón de Kuiper. Es miembro del disco disperso pues su distancia media al Sol es de 67 ua.

La clasificación exacta de todos estos objetos no es clara dado que las observaciones ofrecen muy pocos datos sobre su composición o superficies. Incluso las estimaciones sobre su tamaño son dudosas dado que en muchos casos se basan, tan solo, en datos indirectos sobre su albedo comparada con la de otros cuerpos semejantes como Plutón.

Características orbitales

Los KBOs (Kuiper Belt Objects) son objetos con órbitas situadas entre unas 30 y 50 ua del Sol. Orbitan sobre el plano de la eclíptica, aunque sus inclinaciones pueden ser bastante elevadas.

Algunos KBOs están en resonancia orbital con Neptuno: sus periodos orbitales son fracciones enteras del periodo orbital de Neptuno. Los objetos en resonancia 1:2 y 2:3 se denominan plutinos. Otros objetos se encuentran en resonancias 2:5, 3:4, 3:5, 4:5, y 4:7. Los objetos denominados Cubewanos son aquellos que no se encuentran en resonancias con los planetas exteriores ya que no les hace falta debido a su mayor lejanía con respecto a Neptuno. Los objetos del límite exterior del cinturón son objetos de tipo SDO (Scattered disk objects).

Origen del cinturón de Kuiper

Simulación que muestra los planetas exteriores y el cinturón de Kuiper: a)Antes de la resonancia Júpiter/Saturno 2:1 b)Dispersión de los objetos del cinturón de Kuiper en el Sistema Solar después de la alteración de la órbita de Neptuno c)Tras la expulsión de los objetos del cinturón de Kuiper Belt por Júpiter

Los orígenes y estructura actual del cinturón de Kuiper todavía no han sido aclarados, mientras los astrónomos esperan al telescopio Pan-STARRS, con el que se deberían localizar muchos más KBOs, para alumbrar nuevas teorías. Diferentes simulaciones por ordenador de las interacciones gravitatorias del periodo de formación del Sistema Solar indican que los objetos del cinturón de Kuiper pudieron crearse más hacia el interior del Sistema Solar y haber sido desplazados hasta sus posiciones actuales entre 30 y 50 UA por las interacciones con Neptuno al desplazarse lentamente este planeta desde su posición de formación hacia el exterior hasta su actual órbita. Estas simulaciones indican que podría haber algunos objetos de masa significativa en el cinturón, quizás del tamaño de Marte.

Exploración del cinturón de Kuiper

En la actualidad se desarrollan numerosos programas de búsqueda de KBOs. La sonda espacial Nuevos Horizontes, la primera misión dedicada a la exploración del cinturón de Kuiper, fue lanzada el 16 de enero de 2006. Está prevista su llegada a Plutón el 14 de julio de 2015. Una vez pasado Plutón está previsto que explore uno o varios KBOs. Todavía no se ha determinado cúales serán los KBOs concretos a explorar, pero deberán tener entre 40 y 90 km. de diámetro e, idealmente, ser blancos o grises para contrastar con el color rojizo de Plutón.[1]

Acantilado de Kuiper

El acantilado de Kuiper es el nombre que le dan los científicos a la parte más alejada del Cinturón de Kuiper. Es una incógnita que ha dado quebraderos de cabeza durante años. La densidad de objetos en el Cinturón de Kuiper decrece drásticamente, de ahí su nombre de acantilado.

La explicación más lógica sería la existencia de un planeta con una masa suficientemente grande como para atraer con su gravedad a todos los objetos de su órbita. Ese supuesto planeta recibe el nombre de Planeta X.

Hasta la fecha, nadie ha aportado ninguna prueba de la existencia de tal planeta o de alguna explicación para este fenómeno.

Véase también

EPILOGO

– ANTE UN VERSO TAN DIVERSO DE GENERAZION Y EXTINZION –

– EL JUEGO DE JUEGOS –

– UNA OPERA PRIMA DE CREAZION Y DESTRUCZION –

AUN ASI EL VERDADERO AUTOR  Y FUENTE DEL VERSO ORIGINAL TENDRA LA ULTIMA PALABRA

PORKE EN DONDE HAY OBRA HAY AUTOR

Y TODOS ESTAMOS EN LA MISMA PARTIDA

CAMINO AL INFINITO

LLEGADOS A ESTE PUNTO HABLAREMOS SOBRE LA DESINFORMAZION O LA UTILIZAZION Y MANIPULAZION DE UN EVENTO O SUCESO

Y AKI ES DONDE YO SI HAGO UNA RELAZION CON LAS EVIDENTES  FUMIGAZIONES MEDIANTE CHEMTRAILS…

SI BIEN YO NO PIENSO KE LOS CHEMTRAILS SEAN UTILIZADOS PARA OCULTAR ALGO COMO EL PLANETA X…

POR LO MENOS NO CREO KE SEA PARA OCULTARLO A LA VISTA…

NO DESCARTO TAMPOKO KE LAS FUMIGAZIONES ESTEN RELAZIONADAS CON EL EVENTO…O EL PASO DEL PLANETA X

Y…SI CREO KE ESTA DIRECTAMENTE RELAZIONADO KON EL TEMA OVNI Y ALIEN…EN ESTRECHA RELAZION…

TODA NUESTRA EXISTENCIA ESTA LIGADA Y CONTAMINADA CON ELLOS…Y CON SUS PRODUCTOS…

LOS OCULTOS MANEJAN LOS HILOS…Y EN SUS MANOS NUESTRAS VIDAS

Y SUS MANIPULAZIONES ABUNDAN EN NUESTRO ENTORNO…

TERMINO EL DECLARADO AÑO INTERNAZIONAL DE LA ASTRONOMIA…PERO ESTA AUN SIGUE EN PAÑALES

Y KE NOS DEPARARA ESTE NUEVO AÑO?

EL AÑO EN KE HACEMOS KONTACTO?

EL SEGUNDO SOL?

LA SEGUNDA ODISEA ESPACIAL?

Y LOS AÑOS VENIDEROS?

AUN HEMOS COMENZADO A VER…

Y EL “VERSO” ES INFINITO

VEAMOS LO KE ESTA POR VENIR…

PORKE ALGO SIEMPRE NOS OCULTAN

ESTEMOS BIEN ATENTOS

Y ESA ES MI OPINION ACTUAL…

MUCHA GENTE DICE KE ES IMPOSIBLE KE UN EVENTO COMO EL PASO DEL PLANETA X FUESE ENCUBIERTO Y NO SERIA POSIBLE OKULTARLO YA KE LA COMUNIDAD ASTRONOMIKA ES MUY ABIERTA Y FILTRARIAN LA INFORMAZION Y LA HARIAN PUBLIKA A LA HUMANIDAD…YA KE SON “CIENTIFICOS” Y MUY “LIBRES”

YO NO DUDO DE LA BUENA GENTE KE ESTUDIA EL COSMOS

PERO…

VIENDO COMO LAS FUMIGAZIONES SON PERPETRADAS A LA VISTA DE TODOS Y ES UNA TRAMA KE IMPLIKA HASTA LAS MAS ALTAS ESFERAS…Y SIGUEN SIENDO REALIZADAS Y ENCUBIERTAS…

COMO PODRIAMOS DESCARTAR LA POSIBILIDAD DE KE UN EVENTO DE ESTAS CARACTERISTICAS Y MAGNITUD FUESE OKULTADO…

CUANTO MAS ESTANDO IMPLIKADOS LAS ALTAS ESFERAS MILITARES Y EL VATIKANO CON SUS ENTRAMADOS SECRETOS Y SOCIEDADES COMO LA ORDEN JESUITA Y OTRAS…

ES SABIDO KE LOS OBSERVATORIOS ESTAN CONTROLADOS POR EL PODER DE UNOS POKOS…

Y AHORA DEJO UNA PREGUNTA …

¿PARA KE SON LOS PREPARATIVOS PARA UNA GRAN CATASTROFE PLANETARIA COMO SON PREPARAR UNA SOZIEDAD HIPOGEA Y REFUGIOS DE ESPECIES O COLONIZAR OTROS MUNDOS COMO MARTE Y KE SE PARECEN ESTAR LLEVANDO A CABO A TODA PRISA Y SIN LLAMAR LA ATENCION DISCRETAMENTE O EN COMPLETO SECRETO COMO EL ARCA DEL DIA DEL JUICIO EN SVALBARD NORUEGA Y OTRAS MAS SECRETAS DE CARACTER MILITAR COMO LA BASE “DULCE”

Y BUENO…INVESTIGA

NO TE DEJES EMBAUCAR…

BUSCA Y JUZGA POR TU CUENTA…

Y OJO…LA DESINFORMAZION ESTA A LA ORDEN DEL DIA

Y TAMBIEN LOS FANATIKOS DE TODO TIPO  Y COMO NO…LOS KE PRETENDEN LLENARSE LOS BOLSILLOS A CUENTA DE ELLO

PROXIMAMENTE PRESENTARE UN ARTICULO SOBRE CHEMTRAILS EN GOOGLE STREET VIEW…

HASTA PRONTO

RESISTENZIA!!!

X-RAY

LA VERDAD NOS HARA LIBRES!!!

ANTERIORMENTE PUBLIKADO EN ESTE ESPACIO EN RELAZION A TODO ESTO

https://rayastro.wordpress.com/2009/12/14/t-n-o-sedna-mas-alla-del-cinturon-de-kuiper/

https://rayastro.wordpress.com/2009/12/14/el-companero-binario-nemesis-la-desconocida-estrella-oscura/

https://rayastro.wordpress.com/inicio-entradas/

SITIOS RECOMENDADOS:

YO OS RECOMIENDO ESTOS MAGNIFIKOS SITIOS WEB DE ANDY LLOYD

http://www.darkstar1.co.uk/darkstarespanol.htm

EL SITIO EN ESPAÑOL…Y EL PRINCIPAL EN INGLES

http://www.darkstar1.co.uk/

Y ESTA WEB KE ENLAZO A CONTINUAZION ES IMPRESCINDIBLE

http://xfacts.com/

Y COMO NO…MISTERIOS DE LA ASTROFISIKA…DEL EKIPO STARVIEWER

http://starviewer.wordpress.com/

FUENTE:

http://es.wikipedia.org/

4 comentarios to “– ALLÁ EN DONDE REINA LA OSCURIDAD –”

  1. ES CON “C” NO CON “Z” -INFORMACIÓN

    Me gusta

  2. no encontre nada de este cientifico que dice que no hay evidencia del planeta x, sobre la ignicion de jupiter
    va a convertirse en un sol jupiter o no?
    y si ocurriera cdo?
    en la pelicula 2010 el año que haremos contacto se ve que jupiter se enciende
    que hay de verdad en eso?

    Me gusta

  3. SALU2 Y BIENVENIDO JOR

    AL PARECER ES UN CIENTIFICO DEL LABORATORIO DE PROPULSION A CHORRO DE LA NASA…AUNKE NO ME CONVENCE NADA EN ABSOLUTO.

    SOBRE LA IGNICION DE JUPITER…ES ALGO KE YO NO CREO KE OCURRA…Y CIENTIFICAMENTE NO PARECE HABER MUCHAS EVIDENCIAS O INDICIOS…

    KIZAS LA RAZON MAS POSIBLE PARA TAL SUCESO SERIAA LA ACTIVAZION DE ALGUN ARTEFACTO ATOMIKO O DE OTRO TIPO YA SEA HUMANO O ALIENIGENA Y KE FUESE DETONADO EN EL INTERIOR DEL PLANETA…KIZAS LA NASA SEPA ALGO DE ESO…

    ENVIAR BOMBAS AL ESPAZIO NO PARECE DARLES MUCHOS REMORDIMIENTOS O KEBRADEROS DE CABEZA…

    AUNKE KIZAS LA ENTRADA O KOLISION DE ALGUN CUERPO SOBRE JUPITER PUDIESE LLEGAR A CAUSAR UNA REACZION KE PROVOKE LA IGNIZION DEL ASTRO…

    DE TODAS FORMAS SERIA TERRIBLE CREO YO…

    AUNKE TAMPOKO DESCARTO KE ESTO PUEDA LLEGAR A SUCEDER POR CAUSAS AJENAS AL SISTEMA SOLAR…Y KIZAS TAMBIEN AJENAS A LA HUMANIDAD…

    DE TODAS FORMAS ESTOY MUY DE ACUERDO EN KE LA PELICULA 2010 THE YEAR WE MAKE CONTACT (ODISEA 2) CONTIENE MUCHO MENSAJE OCULTO O OCULTISTA…

    KIZAS EL SEGUNDO SOL EN ESA PELICULA PRETENDA REPRESENTAR ALGO DISTINTO DE LA IGNICION DE JUPITER…

    ESTA CLARO KE LOS PARTICIPES DE LA OBRA ERAN DE ALGUN O OTRO MODO UNOS ILUMINADOS…Y KE MUCHOS DE LOS INGREDIENTES KE EN ELLA SE PUEDEN OBSERVAR NO SON NI MUCHO MENOS CIENCIA FICCION…

    LO MAS IMPORTANTE NO SERA LO KE PASE…SINO LO KE REALMENNTE KERAMOS KE PASE…Y EN LO KE KONSINTAMOS KE PASE…AHI ESTA UNA CLAVE IMPORTANTE…

    BUENA SUERTE HASTA LA PROXIMA

    X-RAY

    Me gusta

  4. I was very pleased to uncover this site. I want to to
    thank you for ones time just for this wonderful read!
    ! I definitely really liked every part of it and I have you book-marked to look at new information in your web site.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: